Lunes, 16 de enero de 2017

| 2000/05/22 00:00

Un libro abierto

En la era de Internet y multimedia, y a pesar de los altos precios , el placer por la lectura y los libros se mantiene en Colombia, donde la gente lee más que en España.

Un libro abierto

Según la encuesta el índice de personas que acostumbran a leer libros (62 por ciento) es muy bueno si se tiene en cuenta que en países como España el 49 por ciento de la población no lee nunca. Lo que más inquieta es que el grupo de edad que menos se interesa por la lectura es el comprendido entre los 18 y 24 años. Ni siquiera las obligaciones académicas los inducen a este hábito. Los que más leen son quienes tienen entre 35 y 44 años.

Para Richard Uribe, director ejecutivo de la Cámara Colombiana del Libro, su consumo ha disminuido notoriamente en los últimos meses pero lo destacable es que los escritores siguen creando y las editoriales arriesgan en nuevos talentos. En 1996 se editaron 4.461 nuevos títulos; en 1997, 5.316; en 1998, 5.723, y en 1999, 5.715.

Uno de los problemas que siempre se le ha achacado al mercado editorial, a simple vista, es el precio de los libros. Sin embargo sólo el 3 por ciento de los consultados asegura que esta es la razón por la cual no lee. “La industria editorial es poco conocida. Ni siquiera los propios escritores la conocen bien. El precio de los libros no es elevado. La gente no sabe que la producción física del mismo es muy costosa. El papel es carísimo y determinar el tiraje también”, comenta Gabriel Iriarte, editor de Editorial Planeta.

La preferencia por las novelas sobresale, aunque también se destaca la gran acogida de que gozan los libros de ‘nueva era’ y ‘superación personal’, como por ejermplo los de Og Mandino. “Estos textos me ofrecen una lectura ligera, fácil y que me obliga a reflexionar mucho. Es algo que no me sucede con otro tipo de lectura”, opina Angela Chacón, estudiante de ingeniería industrial de la Universidad Javeriana. En tercer lugar se ubican los libros de historia y luego los de divulgación científica.

En cuanto a autores preferidos el nombre de Gabriel García Márquez abarca el mayor porcentaje y, de lejos, lo sigue el poeta chileno Pablo Neruda. “Lo que sucede con estas encuestas a quemarropa es que uno siempre responde lo primero que se le viene a la cabeza. Con ‘Cien años de soledad’ va a pasar algo que siempre se ha dicho de los clásicos: se habla mucho de ellos pero nadie los lee”, agrega el escritor Hugo Chaparro.

Sin embargo los libros que los encuestados dicen haber leído más son varios de los ‘clásicos’ de Gabriel García Márquez: Cien años de Soledad, El coronel no tiene quien le escriba, junto con dos más recientes: Doce cuentos peregrinos y Noticia de un secuestro.

Algo que refleja la encuesta es que aún no hay conciencia de la importante ola de escritores que ha surgido en las últimas décadas, tales como Jorge Franco, Alvaro Robledo, Andrés Rivera y el propio Héctor Abad Facio-Lince. Las estadísticas que se publican con frecuencia en los periódicos y que dan a conocer el top 10 de los más vendidos, para muchos no es más que una incitación de los libreros a que los lectores compren dichos títulos. La moda que se forja en torno a algunos escritores llama la atención de los consumidores y de allí que se utilicen estas estrategias.

Otro punto que se destaca es que en los jóvenes menores de 24 años hay preferencia por Rafael Pombo y el inglés Robin Cook, mientras que en el grupo comprendido entre 25 y 34 años hay una afición especial por el escritor español J.J. Benítez, autor de El Caballo de Troya. De escritores colombianos sobresalen Jorge Isaacs, Germán Castro Caycedo y, en menor medida, Tomás Carrasquilla.

El alto nivel de lectores resulta muy positivo respecto a otras aficiones culturales. La lectura, como entretenimiento y herramienta de aprendizaje, mantiene un buen porcentaje y ni siquiera la avalancha tecnológica ha podido ahuyentar dicha afición.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.