Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2004 12:00:00 AM

Un oso rojo

Un hombre que acaba de salir de la cárcel hace lo que puede por demostrarle a su hija que la quiere.

Título original: Un oso rojo.
Año de producción: 2002
Director: Adrián Caetano.
Actores: Julio Chávez, Soledad Villamil, Luis Machin, Agostina Lage, Enrique Liporace, René Lavand, Daniel Valenzuela, Freddy Flores, Ernesto Villegas, Marcos Martínez.

El oso rojo del título es el primer regalo que un padre le hace a su hija de 8 años. No es un padre cualquiera: es un hombre sin nombre -responde a un alias: 'Oso'- que acaba de salir de la cárcel, en la provincia de Buenos Aires, Argentina, después de cumplir una inevitable condena de siete años. Si consigue trabajo como chofer en el negocio de su amigo, si le reclama a un hampón apodado 'el Turco' su parte del dramático robo que lo llevó a prisión, si recoge sus pasos en las calles en donde fue arrestado como un vaquero misterioso del que en verdad sabemos demasiado, no es porque pretenda recuperar la casa, la vida, la esposa que perdió: sólo busca que Alicia, su hija, que ha repetido segundo de primaria porque aún no logra leer de corrido, sepa que ya no es ese criminal sin escrúpulos que la dejó sola el día de su cumpleaños.

El cineasta uruguayo Adrián Caetano, codirector de la admirada Pizza, birra, faso (1998), realizador de la premiada Bolivia (2001), se ha propuesto esta vez narrar una tragedia en clave de película del oeste. Y todo parece indicar que, a pesar de un talento innegable para filmar momentos sombríos, las cosas se le han salido un poco de las manos: gracias a la admirable actuación de Julio Chávez, a quien la cámara no deja de seguir ni un solo segundo, consigue darle aliento a un personaje que se tiene a sí mismo de enemigo (o también, a un tipo que en vano trata de evitar su destino), pero, a fuerza de sacarse de la manga tiroteos coreografiados, por cuenta de una serie de escenas de acción que sólo ponen en evidencia su emocionado homenaje al cine de vaqueros (una serie de secuencias que hacen parecer aburrida la odisea en la que nos ha involucrado), no logra que Un oso rojo sea, del todo, un solo largometraje.

Por un lado, el del oeste, quiere convencernos de que 'Oso' es un justiciero indescifrable con un pasado oculto, un vengador dispuesto a cumplir su última misión: Clint Eastwood de visita en algún suburbio bonaerense. Por el otro, el del drama, nos repite una y otra vez que el único misterio del relato es el amor que un padre siente por su hija. La suma de estas dos propuestas, que suena tan interesante y tan valiente como es, nos conduce a un resultado imprevisto: Un oso rojo es satisfactorio como drama pero decepcionante como película del oeste.

Es, eso sí, otra producción para la interminable lista de valiosas producciones latinoamericanas que han llegado a nuestros cines en los últimos tres años. Se pierde menos el tiempo viéndola que dejándola de lado. Se alcanza a sentir por momentos la tristeza que promueven las historias sentidas. Se tiene la oportunidad (gracias a una nueva distribuidora independiente, Matiz producciones, que ha corrido el riesgo de traerla) de conocer de primera mano un mundo al margen que no suele aparecer en las películas argentinas que tanto nos gustan.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.