Lunes, 20 de octubre de 2014

| 1991/12/02 00:00

UN PREMIO NOBEL MAS

UN PREMIO NOBEL MAS

UN PREMIO NOBEL MAS
LA HISTORIA DE MI HIJO
NADINE GORDIMER N
NORMA, BOGOTA, 1991.
$ 5.800
CUANDO UNO SE APRESTA A LEER LOS libros de un nuevo premio Nobel, tiene la expectativa de encontrarse con obras tan fascinantes como Cien años de soledad o tan grandiosas como el Canto general. Pero puede ocurrir que se encuentre con algo mediocre, como la obra de Camilo José Cela, o con algo apenas interesante y decoroso como la única novela de Nadine Gordimer que los colombianos podemos hallar en las Iibrerías locales: La historia de mi hijo.

Se trata de una narración con una trama bien concebida y desarrollada que cuenta una historia de amor, la cual ocurre en forma paralela con la historia de una lucha política cruel e implacable. El drama amoroso involucra a un triángulo: una pareja de mestizos y una mujer blanca y es visto en dos planos, a través de los ojos de un adolescente hijo de la pareja y a través del narrador; la lucha política contra la marginación racial y el apartheid en Suráfrica se presenta sólo a través del punto de vista del narrador. Aunque estos dos aspectos de la trama se entrelazan bien, con frecuencia el lector se cansa del ingrediente político que, sin llegar a ser cartel y consigna, aparece en una dosis tan alta que lleva a desfigurar a los protagonistas mostrándolos más como estereotipos, que como personajes humanos: es decir, el conflicto político se traga en buena parte el drama humano que plantea la novela.

Lo anterior, que sin duda atenta contra la calidad de la obra, se ve compensado por la efectiva denuncia de las injusticias de un sistema social fundado en el principio de que una raza es superior a otra. Sin embargo, se pregunta el lector si ese es el propósito esencial de una novela y si a esa denuncia no se le pueden dar niveles de ficción que la hagan más totalizadora de lo que es la injusticia en el mundo de hoy.

De cualquier manera, resulta evidente que a Nadine Gordimer la perjudica, en el momento de valorar su obra, el hecho de que con frecuencia el premio Nobel se utiliza para dar un espaldarazo a una causa política -en este caso a la causa de Nelson Mandela- más que para señalar los méritos de una obra literaria: el lector lo percibe y se niega a caer en la trampa.-

- Pie de página

Un incunable
ANDAR TRASEGANdo entre el polvo y la suciedad de las

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×