Sábado, 25 de octubre de 2014

| 2010/03/27 00:00

Un sueño posible

Sandra Bullock interpreta a una mujer "de la vida real" que comprende a tiempo que la familia nada tiene que ver con la sangre.

Bullock recibió el Premio Óscar por su interpretación hace un par de semanas

Título original: The Blind Side.
Año de estreno: 2009.
Género: Drama.
Dirección: John Lee Hancock. Guión: John Lee Hancock. Basado en The Blind Side: Evolution of a Game de Michael Lewis.
Actores: Sandra Bullock, Tim McGraw, Quinton Aaron, Jae Head, Lily Collins, Ray McKinnon, Kim Dickens, Kathy Bates.

Este relato efectivo, que tiene tanto de cuento de hadas como de crítica social, y que es, de alguna manera, la versión comercial de la devastadora Preciosa, puede servirles a los cinéfilos de la línea dura para superar varios prejuicios. Primero: para reconocer, por fin, que no todas las películas protagonizadas por Sandra Bullock son una tontería. Segundo: para aceptar que puede existir, en las repetitivas carteleras del planeta, un largometraje bueno que al mismo tiempo sea "muy gringo". Tercero: para caer en cuenta de que las mejores historias de superación personal, las más precisas, las más claras, las que se limitan a decirnos "sí es posible" sin hacer tanta alharaca, y sin caer en los chantajes emocionales que sabemos, son esos dramas en los que algún deportista logra sobreponerse a todos los enemigos que cercan una vida, y ahí están, para la muestra, los boxeadores de las seis partes de Rocky (1976), los atletas de Carros de fuego (1981) y los esquiadores de Jamaica bajo cero (1993).

Un sueño posible sigue paso a paso la redención "de la vida real" de Michael Oher, un adolescente negro y pobre en la racista Memphis, Tennessee, que un buen día llega a convertirse en uno de los más importantes jugadores de la liga de fútbol americano: la famosa NFL. Para su emocionante triunfo, que comienza por su salida de esa miseria que se traga vivas a tantas personas y termina en su llegada al equipo titular de los Baltimore Ravens, Oher se vale de un espíritu inquebrantable, pero también cuenta con la ayuda providencial de una mujer sureña que responde al nombre de Leigh Anne Touhy. La señora Touhy es un cliché andante (mandona, cristiana, clasista, pintorreteada) hasta la noche en que se encuentra con ese muchacho que no tiene a dónde ir. Desde ese momento, bajo la mirada de una familia que merece todo lo bueno que le sucede, empezará a convertirse en otra mujer: una madre conmovida, una esposa generosa, una ciudadana valiente.

Sandra Bullock se ganó el Premio Óscar de este año por una interpretación contenida, de las suyas, que comienza en la caricatura de una matrona segura de sí misma y termina en el retrato de una persona frágil a punto de venirse abajo. Es, sin duda, otro de sus buenos trabajos. Pero lo mejor es que le sirve a la historia para subrayar sus ideas de fondo: que de vez en cuando, justo en el momento en que menos se le espera, aparece de la nada la decencia humana; que en la vida, tal como están las cosas, lo que en verdad cuenta es el coraje; que ya es hora de que en las familias, esas redes hechas de la misma sangre, quepan las personas que en verdad queremos y en verdad nos quieren. Son ideas simples. Pero nadie prometió nada más que eso. Y Un sueño posible las deja ahí, en el aire, como un jugador honesto que le mete toda la vida al partido, pero jamás se pasa de la raya.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×