Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2001/09/03 00:00

Un termómetro del arte colombiano

Después de tres años el Salón Nacional de Artistas vuelve a abrir sus puertas. Las nuevas generaciones expresan sus dudas e inquietudes en medio de la violencia.Después de tres años el Salón Nacional de Artistas vuelve a abrir sus puertas. Las nuevas generaciones expresan sus dudas e inquietudes en medio de la violencia.

Un termómetro del arte colombiano

Cuales son las preocupaciones de los artistas en Colombia? ¿Qué temas los están inquietando? ¿Qué está pasando detrás del legado de los grandes artistas?, estas preguntas siempre han ido de la mano del Salón Nacional de Artistas. Desde que surgió en los años 40 y cuando se dieron a conocer nombres como Alejandro Obregón, Fernando Botero, Enrique Grau, Marco Ospina, Carlos Correa, Pedro Nel Gómez y Eduardo Ramírez Villamizar, entre otros, este evento también ha sido el mejor testigo de la constante renovación en este campo.

“Lo más importante es que año tras año surgen propuestas de primer nivel y tal vez por ello el salón nunca perderá su vigencia. Muchas veces se habla de los grandes artistas que ganaron premios y reconocimientos, pero los de ahora son igualmente buenos con la diferencia de que sus nombres apenas se están haciendo familiares para el público”, comenta el maestro Gustavo Zalamea.

Desde 1931, cuando se llevó a cabo el ‘Primer Salón de Artistas Colombianos’, el panorama del arte siempre se ha movido en torno a estas exposiciones colectivas, que ha tenido con el tiempo todas las modalidades de admisión, calificación y premiación. Incluso en el período comprendido entre 1946 y 1950, en el que no se llevó a cabo el salón oficialmente, el Museo Nacional dio paso a dos muestras importantes, una de ellas recordada como el Salón de los XXVI, pues exponían 26 artistas.

Es por ello que siempre el salón ha sido un gran termómetro para medir la producción artística. La gran noticia es que vuelve a abrir sus puertas después de tres años, esta vez en Cartagena, para celebrar su versión número 38. Desde su fundación el evento sólo se ha celebrado en dos oportunidades por fuera de Bogotá. “Este salón se debió llevar a cabo el año pasado pero no se hizo porque el Ministerio no contaba con los recursos necesarios. Este año se va a realizar con la mitad del presupuesto que se dispuso para la versión 37, en la que se invirtieron 700 millones de pesos. Esto gracias al aporte de la empresa privada y a espacios que se ofrecieron gratuitamente en Cartagena”, dijo a SEMANA la ministra de Cultura, Araceli Morales.

Los artistas que participarán a partir del 8 de diciembre y hasta el 15 de enero en el salón fueron seleccionados en los siete salones regionales, a los que acudieron 1.600 artistas. Finalmente, luego de una preselección, sólo 65 estarán presentes en el Museo de Arte Moderno de Cartagena, el Palacio de la Merced y el Baluarte de Santa Catalina.

“Sin duda la gran mayoría de los participantes mostraron una inclinación por trabajar en temas relacionados con la violencia, con la historia reciente del país y la contemporánea en general. Está muy presente la cuestión de las masacres, de los desplazados, de la corrupción”, comenta el artista Luis Fernando Sánchez, quien supervisó los salones que se llevaron a cabo en Bogotá, Villavicencio, Bucaramanga, Cali, Sincelejo, Medellín y Pereira.

Basta con ver algunas de las obras ganadoras en los eventos regionales. La obra de Jorge Alirio Torres, primer puesto en el salón regional zona centro-oriente, se llama Farcnica, una alusión al Guernica de Picasso pero con los íconos y símbolos de la guerrilla colombiana. Algo similar ocurre con Alexa Cuesta, ganadora del salón regional zona-norte, su obra Balance es una mecedora hecha de papel periódico rodeada de sacos de arena y se plantea como una metáfora de una ciudad y una región sitiadas.

Las instalaciones, el video-arte y el performance cobran cada vez más auge mientras que la escultura ha perdido un poco de terreno. “La pintura sí sigue estando muy presente a pesar de que se piense lo contrario y de que nuevas tendencias sigan ganando adeptos”, agrega Gustavo Zalamea.

La próxima semana, con una presentación de la Orquesta Sinfónica de Bogotá en la Plaza de la Aduana, se dará inicio a esta nueva edición del salón. El jurado, conformado por Mari Carmen Ramírez, curadora del Museo de Arte de Houston; Carolina Ponce de León, curadora del Museo de La Raza de San Francisco; Beatriz González, curadora del Museo Nacional, y el artista Oscar Muñoz, tendrá la última palabra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.