Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/15/2002 12:00:00 AM

Un viaje al mundo de Tolkien

Teodoro Gomez Jhon R.R.
Tolkien Ocaano, 2001
186 paginas

Estamos en Bolson cerrado, en la casa de los hobbits Bilbo y Frodo que ahora pertenece a Sam Gamyi y a Rosa Coto. Hay jarras de cerveza, vasos de vino, pasteles, embutidos, tartas de manzana. La luz entra por las ventanas y Sam enciende una lámpara de aceite. Hemos sido invitados a cenar y a dormir en la habitación donde murió Thorin “aquella famosa noche”. Vemos el sofá donde fue llevado Bilbo cuando supo que debería alejarse de su vida pacífica y emprender un viaje sin retorno y lleno de peligros.

La propuesta de Teodoro Gómez, el autor de este libro, es que visitemos el mundo de Tolkien de la mano de uno de sus personajes más queridos, Sam Gamyi, leal compañero de Frodo en la expedición a Mordor, y conozcamos todo acerca de la Tierra Media y su vasta mitología. En su compañía, y con “cantidades indescriptibles de cerveza negra”, conoceremos también muchos datos interesantes sobre la vida del autor de El señor de los anillos, aquel apacible profesor de Oxford.

Una tarea hasta cierto punto fácil, se dirá: las ficciones de Tolkien son especialmente vívidas y reales. Fueron, además, pintadas y cartografiadas por él mismo. Y descritas en detalle no sólo en sus narraciones sino en numerosas cartas y escritos que se han publicado en los últimos años: “Nada más abrir uno de sus libros, los lectores imaginan lomas, picachos, praderas, árboles y personas de escasa estatura con una pipa en la mano que los miran con una sonrisa de complicidad”.

Pero no por eso deja de ser meritoria la labor de Teodoro Gómez. Porque a pesar de la mencionada precisión de Tolkien, cualquiera puede perderse en su mitología dispersa en varias obras y miles de páginas. En ese universo tan completo y autosuficiente —hecho de varias razas cada una con su propia lengua, con siglos de historia y una rica geografía— resulta bastante útil estar acompañado de un guía competente y, además, ameno. Es necesario estar bien informado. Hay que saber, por ejemplo, que si leemos primero El Sillmarion —un libro póstumo recopilado por su hijo Christopher tendremos una idea exacta de la compleja mitología sobre la que se sustenta la Tierra Media. “En esta monumental obra, que nunca se hubiese publicado de no ser por ‘El hobbit’ y ‘El señor de los anillos’, se desarrolla la historia del universo desde su creación hasta la guerra del anillo, acaecida 37.000 años después”.

Y puede haber algunas apreciaciones ligeras acerca del significado de su obra: allí el mal se encuentra perfectamente definido, es una entidad poderosa con seres oscuros a su servicio; el bien es su contrario, y a su lado están los héroes de la historia, con las virtudes y los defectos de los seres humanos, que viven en un mundo caído en el que sólo a través del sufrimiento es posible alcanzar la felicidad. Tal es la sensación, por cierto, que queda después de ver la reciente película de Peter Jackson. Para Teodoro Gómez, Tolkien negaba que en su obra el mal y el bien estuvieran presentes de una manera absoluta. Y lo cita textualmente: “No creo, de cualquier manera, que ningún ser racional sea enteramente malo. Satán cayó. En mi mito, Morgoth cayó antes de la Creación del mundo físico”.

El libro incluye a su vez varias direcciones en Internet de sociedades donde puede cultivarse la erudición tolkieniana. Como el de la imaginaria Universidad Autónoma de Númenor, donde se encuentran muy buenas traducciones y comentarios de sus poemas. Hay que recordar que Tolkien era un consumado lingüista y se esforzaba mucho para que los nombres de sus personajes tuvieran la sonoridad adecuada que las traducciones no siempre respetaban: el francés, por ejemplo, es más fiel con el original que el español. Al igual que los hobbits, Tolkien amaba los versos a la manera clásica, es decir, respetando la métrica, la rima y el tono épico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.