Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/26/1996 12:00:00 AM

UNA BOMBA

La verdadera historia de la crisis de la deuda externa del Tercer Mundo, investigada por un experto.

Banqueros y lavadólares James S. Henry Traducción de Jesús Villamizar Herrera Tercer Mundo Bogotá, 1996 $ 35.000 Hasta hoy solo se conocía la historia oficial de la llamada crisis de la deuda externa del Tercer Mundo. Según esa historia, circunstancias impredecibles fueron las causantes de que los billonarios préstamos de la banca internacional a los países en desarrollo en las décadas de los 60, 70 y 80, lejos de generar progreso, se tragaran una década de crecimiento, llevando a una caída vertical de los ingresos y aumentando de manera escandalosa la concentración de capital, la pobreza y la desigualdad social. El periodista, economista y abogado norteamericano James S. Henry se propuso investigar qué había detrás de esa catástrofe, producto paradójicamente de mucho plan de ajuste y de cuantiosos recursos. Colaborador habitual de los más importantes diarios de Estados Unidos, Henry dedicó 20 años a rastrear la economía subterránea internacional, a entrevistar banqueros y financistas, a estudiar inversiones de los países tercermundistas, movimientos bancarios de sus élites, políticas de las grandes instituciones prestamistas y desarrollos legislativos de los países prestamistas y prestatarios. El resultado es este extenso volumen de 600 páginas, que contiene varios "relatos de detectivismo económico", como los denomina el propio autor. Con esos relatos prueba la existencia de una gigantesca operación de lavandería. Y no lo prueba de cualquier manera, sino de forma documentadísima, dando nombres, fechas, montos, lugares, instituciones y toda clase de datos irrebatibles. Reducir a un párrafo el meollo de la operación que desentraña Henry es dificilísimo, pero lo intentaré, simplificando mucho. El apogeo de la 'banca para el desarrollo', en los años 60 y 70, llevó a instituciones como el BID, el FMI y el Banco Mundial y a bancos privados y compañías multinacionales a prestar entre 1970 y 1995 alrededor de 1,6 billones de dólares al Tercer Mundo, adobados con sofisticadas políticas de desarrollo. Esas políticas obligaban a los países beneficiarios a realizar inversiones que resultaron elefantes blancos y que favorecieron la corrupción y el saqueo. Los recursos que entraban por la puerta de adelante, salían en seguida por la puerta de atrás, sacados por la élites corruptas. El autor vincula así el fenómeno deuda fuga de capitales que se produjo entonces simultáneamente. Esos capitales fueron a paraísos fiscales que florecían auspiciados por toda la operación y de ahí a inversiones, propiciadas por la banca originaria de los recursos en unos casos, pero en la mayoría pasaron a lavar dinero del crimen organizado. Repito, porque no sobra, que el autor prueba hasta la saciedad todo lo anterior, reconstruyendo con datos contantes y sonantes la cadena banca para el desarrollo sobreendeudamiento fuga de capitales-paraísos fiscales. Y también esta otra: banca para el desarrollo préstamos funcionarios corruptos-mercaderes de armas terroristas narcotraficantes. Porque, además, se ocupa de desentrañar con muchos ejemplos y casos_ a dónde fue a parar el dinero. Y establece y prueba también quiénes se beneficiaron: en primer lugar bancos prestigiosos como, por ejemplo, el Morgan, el Citibank y el Chase. En segundo lugar ex presidentes y altos funcionarios de 17 países en desarrollo, que identifica con sus nombres y apellidos. En tercer lugar los inversionistas y el sector financiero de Estados Unidos, el "paraíso fiscal más grande del mundo" según lo califica Henry y lo prueba, además, en un extenso capítulo. Y, para rematar, todo ello planeado, coordinado y auspiciado por el BID, el Banco Mundial y el FMI. Una bomba.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.