Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/3/1995 12:00:00 AM

UNA JOYA

Culminó la publicación de la monumental serie de libros de viajeros por Colombia durante los siglos XVIII, XIX y XX.

RESULTA UN VERdadero acontecimiento cultural -y no se explica por qué ha pasado casi inadvertido- la culminación de las publicaciones de la colección de viajeros por Colombia. durante los siglos XVIII, XIX y XX.
Este. fue un proyecto que emprendió la Comisión V Centenario en 1992, con el apoyo de Colcultura y de otras instituciones, como el Cerlalc y la Biblioteca Nacional, con el patrocinio económico de diversas entidades.
El paquete consta de 12 títulos y 16 volúmenes, algunos de ellos inéditos hasta ahora en castellano. Las ediciones no son lujosas, pero están muy bien hechas, pues tienen papel de calidad, letra grande y un diseño sobrio y de buen gusto, realizado por Marta Granados, quien escogió para las carátulas acuarelas de la época. Se encuentran ya en las librerías, a un precio promedio de 8.000 pesos.
El proyecto contó con la dirección académica del historiador Jaime Jaramillo Uribe y la asesoría de Belisario Betancur, Darío Jaramillo, Camilo Calderón y Jorge Orlando Melo, entre otros. Cada título lleva un prólogo de distintos investigadores, historiadores y escritores, como Carlos José Reyes, Jaime Duarte. Juan Luis Mejía, Malcolm Deas, Santiago Mutis, Luis Carlos Mantilla, Alvaro Rodríguez...
Y hay que decir que el banquete es verdaderamente apetitoso, pues ofrece por primera vez la oportunidad de conocer, en un gran conjunto, esa Colombia de los siglos pasados, vista, estudiada y padecida por personajes disímiles que la miraron con los ojos muy abiertos y muy limpios de intereses distintos al del viajero que quiere dejar testimonio de su experiencia.
Todas las miradas son distintas, pues hay misioneros, como fray Juan de Santa Gertrudis; ingenieros de obras públicas, como el francés Felix Serret; científicos, como Jean Baptista Boussingault; financistas, como Gaspard-Théodore Mollien; diplomáticos, como Miguel Cané: profesores universitarios, como Ernst Rothlisberger; navegantes, como Charles Stuart Cochrane; humanistas, como Eliseo Reclus; militares, como John Potter Hamilton; intelectuales, como Chistopher Isherwood. Figuran en la colección dos colombianos: el escritor Manuel Pombo y el político Santiago Pérez Triana.
Los viajes que estos cronistas realizaron cubren buena parte de la geografía nacional; las ciudades que visitaron, o en las que vivieron, son las principales y están los caminos interminables, bordeados de aldeas y de miseria. En realidad, puede hablarse de ellos como de héroes, pues resultan aterradoras las incomodidades de toda índole, y, en general, la inmensa pobreza que vieron y vivieron en nuestro país.
Pero, por otro lado, son apasionantes, y a veces deliciosos, los apuntes de unos y otros sobre las costumbres familiares, la rutina cotidiana, los vestidos, los ritos, las fiestas, la arquitectura, las diversion es. Y están también las observaciones sobre el modo de ser, sobre la vida política, sobre la historia.
Y algo que ya no podemos gozar sino en esos libros: la naturaleza, magnífica y esplendorosa, descrita con asombro y casi con incredulidad. ¿Quién podría hoy soñar en atravesar el río Bogotá en balsa, como lo hizo, por ejemplo, Gaspard-Théodore Mollien, en 1823?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1825

PORTADA

Venezuela: la calle contra el dictador

Un trino de Santos indigna a Maduro y él amenaza con revelar los secretos del proceso de paz. Invocar el anti-colombianismo no cambia el hecho de que la crisis venezolana está llegando a un punto de inflexión.