Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1988/02/29 00:00

UNA LUZ EN TODO EL TIEMPO

Llega a Bogotá la "Escuela del Río Hudson", pionera de la pintura gringa.

UNA LUZ EN TODO EL TIEMPO

Durante mucho tiempo se penso que los Estados Unidos, por ser un país colonizado básicamente por europeos, no tenía una identidad artística propia. Este hecho fue especialmente dramático en el campo de la pintura y sólo hasta la segunda mitad del siglo XX los norteamericanos, empeñados en descubrir sus raíces culturales, encontraron en los pintores de la Escuela del Río Hudson el primer vestigio realmente americano de su pintura.
El sentimiento nacionalista que se apoderó del pueblo norteamericano durante el siglo XIX, llevó a una serie de pintores a buscar una temática autenticamente norteamericana. En ese momento se pensó que lo que diferenciaba claramente a los Estados Unidos del resto del mundo era su paisaje. Por esta razón, los pintores se dedicaron a plasmar los paisajes que aparecen a lo largo del Río Hudson, del que tomaron su nombre, del lago George, New Hampshire y Vermont. Era la primera vez que los pintores gringos, acostumbrados a nutrirse de la vieja Europa, volvían los ojos hacia su propia realidad, hacia su entorno.
Pero fueron pocas las personas que, en su momento, comprendieron la importancia de este nuevo jalón artístico. De no ser por el clérigo Elias Lyman Magoon, importante coleccionista de arte y hombre versado en las ideas estéticas de su tiempo, quien adquirió un gran número de las obras que produgeron estos pintores, muchas de esas pinturas habrían desaparecido. Magoon, un norteamericano de origen escocés, vendió las obras que conformaban su colección que por la temática y el tratamiento fue bautizada como "Una luz en todo tiempo", a la Escuela Superior Vassar, en cuya galería permanecen desde 1864.
A partir del próximo 8 de febrero e] Museo de Arte Moderno de Bogotá abrirá al público una exposición, conformada por buena parte de las obras de los pintores de la Escuela del Hudson. Se podrán apreciar pinturas de Thomas Cole, fundador de la Escuela; de Frederic Church, quien vivió durante algún tiempo en Barranquilla y recorrió el sur del país, se expondrán varios paisajes realizados durante sus viajes a Suramérica. Además se exhibirán obras de Asher Brown Durand, George Inness y Charles Herbert Moore, los más importantes representantes de la Escuela del Río Hudson.
Con estos paisajes, en los que se encuentran vastas praderas, bosques y montañas majestuosas, márgenes de ríos, caidas de agua y cielos nublados, entre otras, se puede apreciar el nacimiento de una pintura realmente norteamericana. Una pintura que nació, no sólo de las inquietudes estéticas de su tiempo sino como una respuesta al sentimiento de inferioridad artística que embargaba a los Estados Unidos frente a Europa, en un momento en que los ingleses, así como el resto de europeos, desdeñaban a los artistas norteamericanos por su falta de refinamiento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.