Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/18/2010 12:00:00 AM

Una pantera en Bogotá

Activista de derechos civiles de la población afroamericana, antigua líder de las Panteras Negras, comunista y feminista, Ángela Davis estuvo en Colombia.

Por lo menos unas 500 personas no alcanzaron a entrar al auditorio León de Greiff de la Universidad Nacional donde, el pasado 16 de septiembre, tuvo lugar una conferencia a cargo de la activista y profesora estadounidense Ángela Davis, símbolo de la lucha por los derechos civiles de la población afrodescendiente y de las mujeres en el mundo. Con el título 'Racismo de Estado y complejo industrial de las prisiones', Davis, quien por primera vez visitaba Colombia, inauguró el programa de posgrados de la Escuela de Estudios de Género en la Universidad Nacional.

El auditorio estaba a reventar. Y no era para menos si se tiene en cuenta la trayectoria de Davis. Nació en 1944 en Birmingham, Alabama, uno de los estados del sur de Estados Unidos regidos por leyes de segregación racial. Desde su infancia, Davis, hija de un profesor de Historia y de una maestra de primaria, ambos defensores de derechos civiles, soportó las injusticias raciales por entonces imperantes en los territorios sureños. Dynamite Hill (Colina Dinamita), el sector donde vivía la familia, era llamado así a causa de los explosivos que solía poner el Ku Klux Klan en las casas de la población negra.

Durante los años 50, instalada en Nueva York, conoció las teorías marxistas y empezó a militar en organizaciones juveniles a favor de los derechos civiles. Unos años después, se matriculó en la Universidad de Brandeis, Massachusetts, donde estudio francés y recibió clases del escritor estadounidense James Baldwin y del filósofo y sociólogo alemán Herbert Marcuse. Por entonces, el mundo se movía entre la cortina de hierro, el macartismo, la Guerra de Vietnam y la crisis de los misiles en Cuba.

Aunque militante en su juventud, fue en 1967 cuando Davis se unió al Partido de las Panteras Negras, conocido por su feroz lucha por los derechos de los ciudadanos afroamericanos, y al Partido Comunista estadounidense. Su actividad política la llevó a tener varios altercados con la ley. En 1970, cuando presuntamente estuvo involucrada en la muerte de un juez. Fue encarcelada por los cargos de complicidad, conspiración y secuestro. Su reclusión causó revuelo entre los defensores de los derechos civiles y desencadenó un movimiento de resistencia que buscaba su libertad.

En su conferencia en la Universidad Nacional, Davis habló durante cerca de una hora y media sobre la situación penitenciaria en Estados Unidos. "Mientras haya un alma en prisión, yo no estaré libre", dijo, al tiempo que señaló que mientras un hombre negro ocupa la Casa Blanca, más de un millón de ellos están en la 'casa grande', un eufemismo para referirse a la cárcel. Davis se define como abolicionista: "Los abolicionistas del siglo XIX lucharon contra la esclavitud y los del XX contra la segregación racial. Los del siglo XXI luchamos contra el aumento de las prisiones, al que vemos como el fantasma de la esclavitud y el racismo".

Davis relaciona el aumento de las cárceles con el auge de la era industrial. "Desde 1920, hacer dinero con la violencia en las cárceles se ha convertido en un negocio. Mientras tanto, los gobiernos invierten en la construcción de prisiones y descuidan la inversión en educación, trabajo y salud".

De su visita a Colombia, recuerda a los estudiantes de la Universidad Nacional que en los años 70 se solidarizaron con ella y con su lucha. De hecho, un colectivo inspirado por las Panteras Negras se tomó unos minutos de la conferencia para leer un poema en su honor. A sus 66 años, su idea de defender los derechos civiles de las poblaciones vulnerables se mantiene intacta. Solo eso explica que hoy la gente siga haciendo fila para verla.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.