Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/7/2007 12:00:00 AM

Ver para contarlo

En el Teatro Libre, de Bogotá, se presenta 'Déjà vu', un montaje del grupo La Gata. Un espectáculo de acrobacia, música y fantasía, ideal para toda la familia.

Dos trabajadores se encuentran en la vieja bodega de un teatro. En ellas se arruman montones de objetos de utilería recogidos a lo largo de muchos años de historias contadas, representadas y olvidadas. Pero no son objetos corrientes. Son objetos de luz que escapan a la ley de la gravedad. Bichos que habitan los rincones, espíritus que vagan por el teatro como parte de la memoria de este espacio. Un espacio que, al comenzar la función, atrapa al público, que de inmediato se convierte protagonista de la historia.

El montaje se llama Déjà vu, como esa extraña sensación que sienten las personas cuando creen que un episodio de sus vidas ya lo han vivido. En el estilo del Cirque du Soleil, que les ha servido de referente, la compañía independiente de circo contemporáneo La Gata montó este espectáculo que combina fantasía y técnica. La historia, en últimas, es apenas un pretexto. Lo que de veras les interesa a los intérpretes es buscar, a través del movimiento, la esencia misma de lo humano.

Este es un espectáculo de acrobacia, malabares, personajes fantásticos, efectos especiales, música y danza, ideal para toda la familia. Se presenta jueves, viernes y sábado a las 8 de la noche, y domingo a las 3 de la tarde, en el Teatro Libre de Chapinero (calle 62 No. 9 A-65). La temporada se extiende hasta el 15 de abril. Luego La Gata continuará su gira en Medellín y Manizales.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.