Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/13/1992 12:00:00 AM

VEREDA TROPICAL

La obra reciente de Jeannette De Cubas integra paisaje y bodegón para simbolizar el trópico.

SIEMPRE SUPO QUE su vocación era la pintura. De niña se escapaba al estudio del cubano Raúl Mirabona y lo contemplaba durante horas. Pero a diferencia de éste, su primer maestro, Jeannette De Cuba prefirió el lenguaje de los figurativos. En sus años de formación realizó muchos rostros. En sus primeros trabajos quedaron grabadas las facciones de diversos personajes conocidos, y también los rasgos de hombres y mujeres que sólo existían en su imaginación. Perfeccionó la técnica del óleo al lado de los pintores Michel Goubert y Joseph Itin.
También conoció los parámetros del academicismo en una de las más destacadas escuelas de Bellas Artes de Suiza.
El principio y la técnica de la pintura quedaron definidos muy pronto en su carrera.
Pero su verdadera motivación artística, el gran tema que habría de convertir en pasión todo este conjunto de conocimientos, se le apareció, de repente, al día siguiente de su llegada a Colombia, donde vive hace 11 años.
Muy de mañana, Jeannette De Cubas corrió la cortina de la habitación donde estaba hospedada, y descubrió que Colombia era el paraiso que queria llevar al lienzo.
Desde entonces ha venido trabajando al rededor de los bodegones, las flores y los paisajes.
En su obra reciente, expuesta en Iber Arte Galeria, de Bogotá, parajes de La Calera y de Villa de Leyva quedaron impresos en la tela, al igual que lirios y girasoles, y papayas y granadillas.
En esta ocasión, la artista decidió integrar paisajes y flores en un mismo trabajo, en un interesante juego de colores, texturas y perspectiva. También la arquitectura sobre todo la colonial ha empezado a aparecer en su obra, por ahora como una referencia que sirve de marco a sus elementos tradicionales. Frente a sus cuadros, el espectador cree estar viendo toda la magia del trópico a través de una ventana.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.