Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/14/1999 12:00:00 AM

VIENTOS DE ESPERANZA

Una insulsa historia sobre una niña linda que se tiene que tragar su prepotencia.

Birdee Pruitt (Sandra Bullock) era una linda estudiante de bachillerato en un remoto pueblo de
Texas. Tan linda que mereció el premio de belleza de su colegio y además se ganó el amor del muchacho
más popular de su clase, toda una promesa del fútbol americano. La historia habría sido todo un cuento de
hadas si no fuera porque muchos años después Birdee se daría cuenta, frente a las cámaras, durante un
programa de televisión al estilo del Show de Cristina, de que su marido se acostaba con su mejor amiga.
Destrozada por la cruda realidad Birdee tendrá que regresar a la casa de su madre para intentar
recomponer su vida. Por sí solo el argumento de la película Vientos de esperanza, dirigida por el actor Forest
Whitaker (el mismo de Bird y El juego de las lágrimas), suena interesante. Al fin y al cabo se trata de la
historia de una ganadora que, cubierta bajo el manto de su belleza, creció convencida de que jamás tendría
que asumir una derrota, y menos retornar a su pueblo dispuesta a aguantar una humillación que ella misma
impartió en sus años juveniles. Lo que Whitaker propone es una sutil venganza del destino contra la
trivialidad y la prepotencia, venganza advertida incluso desde las primeras escenas de la cinta, en las
cuales Birdee asiste a un popular talkshow para que le cambien el look en vivo y descubre para su sorpresa
que el tema es en realidad el de las amigas íntimas que se sacan los cueros al sol en directo frente a
millones de teleespectadores. El irónico guiño de la secuencia, sin embargo, resulta ser demasiado
elevado para el posterior desarrollo de la trama. El drama por el que pasa Birdee en medio de sus
frustrantes circunstancias parece una larga y trillada moraleja al final de la cual la princesita de cristal
termina aceptando, más por resignación que por convicción, el amor ofrecido por quien en su época era
tildado como el bobo de la secundaria.
Dirigido por otros
En la amplia carrera cinematográfica de Woody Allen los casos de su participación como actor en
películas dirigidas por alguien diferente de él son más bien insólitos. Sin embargo el neurótico realizador
neoyorquino ha decidido últimamente acceder a esta alternativa. Acaba de terminar su trabajo en la cinta
Company man, de Douglas McGrath, y se rumora que trabajará en Picking up the pieces, haciendo las veces
de un carnicero judío. Lo curioso es que el director es nadie menos que Alfonso Arau, el mexicano que saltó
a Hollywood luego del éxito de Como agua para chocolate.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.