| 2005/04/17 00:00

Violines al viento

La enseñanza del violín en Colombia ha tomado mucho auge en los últimos tiempos. El Festival de Violín y Viola dio fe de los progresos.

En primer plano, la profesora Patricia Bedoya. Al fondo, parte del grupo de niños colombianos que participaron en el festival.

Si hay algo complicado en el terreno de la música es lograr sacarle un sonido aceptable a un violín. Por ese motivo resultó conmovedor ver reunidos a 800 niños de diversas ciudades de Colombia (Bogotá, Bucaramanga, Cali, Pereira y Duitama) y del Perú, convocados por el Tercer Festival Internacional de Violín y Viola, un evento que organizan la Fundación Internacional de Violín y Viola y la Corporación Orquesta Filarmónica de los Andes (Cofa), que se celebró en el Teatro Libre de Chapinero, en Bogotá.

La gran acogida que tiene este festival es un reflejo del avance que se viene dando en Colombia en materia de educación musical, y en el caso concreto del violín, buena parte del progreso se debe al método Suzuki, que ha hecho mucho más agradable para los niños la enseñanza de tan exigente instrumento.

Convocatorias como estas llevan al terreno de lo concreto la frase del presidente Álvaro Uribe: "Un niño que abraza un instrumento jamás empuñará un arma". Y más importante aún, involucran la música como parte de la formación integral de los colombianos del futuro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.