Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1997/12/01 00:00

VOCES AMISTOSAS

Monserrat Caballé ha reunido a distintas figuras mundiales de la canción para recordar a Freddy Mercury

VOCES AMISTOSAS

Uno de los sueños del desaparecido cantante del grupo Queen fue actuar al lado de la famosa soprano Montserrat Caballé. Y el sueño lo hizo realidad. En 1987 Freddy Mercury grabó juntó a la vocalista el tema que se convertiría en pieza central de los Juegos Olímpicos que entonces se celebraron en Barcelona, con la canción que justo lleva ese título: Barcelona. Diez años después el recuerdo de esa experiencia llevó a la cantante a reunir su talento con el de distintas figuras, en especial de la música europea, para grabar un disco que es un homenaje a Mercury. El álbum Friends For Life reúne a un selecto número de intérpretes que, en asocio con Caballé, han logrado un disco de gran factura en esa difícil tarea de unir voces populares a una voz mucho más estructurada y de carácter operático como sucede en este caso. La apertura del disco la da una pieza legendaria e inmortal del grupo Queen, emblema de lo que algunos llamaron el rock operático: Bohemian Rhapsody, en la que Caballé llamó a Bruce Dickinson, una voz reconocida en el ámbito del rock si bien fue la voz insignia de la banda Iron Maden y que aquí le da una dimensión nueva y nostálgica a esta famosa pieza. Pero el álbum, en su concepto general, es una reunión de temas melódicos tratados de manera sutil en su aspecto orquestal y dentro de una línea que busca el equilibrio entre las ondas del pop y los sonidos clásicos. El resto son los invitados a matizar esta producción. Así, se puede escuchar a Caballé al lado de la veterana figura del rock francés Johnny Halladay, del relativamente nuevo cantante italiano Marco Massini, del canadiense Gino Vanelli _con quien logra dos hermosas piezas_, del español Carlos Cano, de la africana Khadja Nin, con quien interpreta el clásico Sailing que inmortalizara Rod Stewart, del grupo alemán Die Prinzen, de la vocalista suiza Lisa Nilsson y junto al compositor e instrumentalista griego Vangelis, con quien escribió un par de temas que brillan por su delicadeza. El álbum se redondea con el hombre que lo inspiró, justamente Freddie Mercury, y la ya mencionada Barcelona, una canción de innegable elegancia y belleza capaz de traer al recuerdo a una de las grandes voces no sólo del rock sino de la música popular de final de siglo, y reconocer el talento y vitalidad de otra gran voz, la de Montserrat Caballé.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.