Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/26/1997 12:00:00 AM

VOLVER AL FUTURO

Tal y como sucedio con 'Zooropa', U2 demuestra con su álbum 'Pop' que en materia de rock se le ha adelantado a la vanguardia.

¿Puede un grupo de rock reinventarse a cada instante? Para U2 la respuesta es sí. Y no le basta sólo con eso. La banda que un día llegó a ser considerada como la mejor del mundo ha vuelto a funcionar con una propuesta que indudablemente hace pensar en el nuevo siglo. Y aunque su primer indicio no fue el más alentador con una canción netamente bailable como Discotheque, el componente general de Pop, el nuevo álbum de la banda irlandesa, es la técnica. Una sensación similar se sintió cuatro años atrás cuando se publicó Zooropa, pero esta nueva producción es, de lejos, la más técnica que han hecho, con una mezcla increíble de ritmos, muy actuales por cierto, que oscilan entre fórmulas varias que, en palabras del crítico Paul Du Noyer, de la revista Q, "se trata de un disco que luego de abrir con una trilogía de temas discotequeros, pierde la dinámica de 'Achtung Baby' _su álbum de 1991_ y no hay de dónde prenderse al juego que resultó ser 'Zooropa". Desde esa perspectiva Pop podría considerarse como el trabajo más inseguro que haya realizado U2 en toda su historia. La apreciación, sin embargo, y lejos de ser demeritoria, permite afrontar a un U2 capaz de pararse de nuevo sobre los cimientos temáticos de su primer álbum _la familia, la fe, el ser_ y refrescarse con ambientes musicales que llegan incluso al popular ritmo del trip-hop. El recorrido de 18 años para llegar a este Pop sólo significa la evolución total de la banda y un juego en el que la ausencia en la producción de Brian Eno, el hombre que en realidad les añadió los ingredientes para el éxito total en discos como The Unforgettable Fire (1984) o The Joshua Tree (1987), permiten de alguna manera esa frescura extraña que emana de un disco que no es fácil de escuchar y que, como sucedió con Achtung Baby y Zooropa, merece un repaso exhaustivo para identificar su realidad. U2 es una banda para el futuro (no es la primera vez que esto se dice) y Pop es la confirmación de ello, a pesar de que el álbum abra con una de las peores canciones _Discotheque_ que hayan hecho en su historia, una remembranza de la era disco y de agrupaciones como Village People, que nada bien le viene al grupo. De allí en adelante el disco se debate entre fórmulas rítmicas, sí, muchas veces discotequeras (Do You Feel Loved) en medio de ambientes seudoindustriales (Mofo), pero con un encanto particular en el tratamiento de guitarras y los vocales melódicos de Bono. En Miami la banda recurre a una especie de trip-hop, mientras que The Playboy Mansion asume una visión de lo que puede ser la música country del futuro. Aún así, con su perspectiva del mañana, el álbum alcanza a dejar algunos visos del pasado en temas como Staring At The Sun, una deliciosa pieza melódica cargada de guitarras rítmicas; If God Will Send His Angels, el momento introspectivo del disco, o If You Wear That Velvet Dress, una pieza suave y envolvente, que es la mejor alianza entre este U2 y su pasado. Ahora empieza para U2 una gran gira, llamada 'Pop Mart', un montaje gigantesco que con seguridad les dejará los recaudos más altos del año en materia de conciertos y en el que la propuesta escénico-musical será el peldaño más cercano al nuevo milenio.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.