Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1990/10/01 00:00

VOLVER AL PASADO

Con chatarras y cemento, Tatiana Montoya critica los vicios urbanos.

VOLVER AL PASADO

Si hubiera que escoger un término para enmarcar las esculturas que expone actualmente Tatiana Montoya en la Galería Iriarte de Bogotá, éste sería, con seguridad, "búsqueda". Si hay algo que identifica más que cualquier otro elemento los triciclos, los tejidos de arcilla, los ensambles y los murales que conforman la muestra, es eso, una búsqueda de nuevas formas de expresión plástica.
A partir de la cerámica tradicional, la artista explora el mundo de los materiales urbanos, para lograr un mensaje que, curiosamente, reniega de la ciudad que oprime, de la ciudad que limita y encasilla la mente del hombre moderno. Por eso el cemento y los fierros aparecen desvirtuados. La arcilla los envuelve y los domina. El color los aplasta.
En la serie de bicicletas y triciclos, compuesta por obras como 'Trifulca infantada", "Biciclo del viejo juglar" o "Tricípite para llegar al cielo", se puede apreciar la evolución de su búsqueda. En los primeros se respeta el armazón, mientras que los últimos son construidos totalmente a partir de fierros sueltos, de alambres, de metales oxidados. Tatiana Montoya se vale de ellos para traer a colación la infancia, y los convierte en chatarra- lo que se desecha y se abandona- para lamentar que el hombre se olvide de su pasado, de esa edad mágica en la que los afanes no importaban. Y la queja continúa. Su "Androide", que forma parte de la serie de ensambles, no es más que una crítica descarnada contra el hombre que quiere convertirse en máquina.
Pero si hay una queja, también -cosa rara- se insinúa una salida. El "Tejimento en azulenco", con sus 33 piezas que van jugando con las diversas tonalidades de azul, aparece como una propuesta para la arquitectura contemporánea: la de romper los cánones, si es preciso, para no abandonar del todo el pasado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.