Jueves, 19 de enero de 2017

| 1998/11/23 00:00

WESTERN

Ganadora del premio del jurado en Cannes el año pasado, la historia de dos andariegos en busca de amor.

WESTERN

Traicionado por una novia que lo obligó a abandonar su Rusia natal y lo dejó plantado pocos días antes de la boda, Nino se ha convertido en un andariego profesional que recorre los campos franceses sin un motivo determinado. Paco, en cambio, es un español que lo acompaña por casualidad, luego de perder su empleo de vendedor de zapatos por cuenta de que el propio Nino le hubiera robado el carro con toda su mercancía. Paco es apuesto y varonil, muy afortunado con el sexo opuesto. Nino es menudo y más bien poco agraciado, todo un fracaso en el arte del cortejo. Pero ambos tienen algo en común: su pasión por las mujeres, en especial esa que andan buscando de pueblo en pueblo a la espera de que se convierta por fin en compañera eterna.
De este simple pero emocional argumento parte Manuel Poirier para hilvanar una película servida en bandeja para los románticos y que fue suficiente para que el director francés se llevara el gran premio del jurado durante el Festival de Cannes el año pasado. Historias de amor y de celos que se cruzan casi sin quererlo; un concepto de la amistad que va más allá de la anécdota y, en general, un sentido existencial que respeta las diferencias son los ingredientes con los que Poirier logra someter al público a la ensoñación de la vida libre, esa que pocas personas se atreven a experimentar por el riesgo de echar por la borda toneladas de años de rutina.
Con una producción sencilla pero con buenos intérpretes, Western es un elocuente ejemplo de que no son indispensables los presupuestos ostentosos para llamar la atención del espectador.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.