Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Imágenes

Filtrar:

| 2007-06-26

Estatuismo ¿arte u oficio?

  • Semana
    Es difícil definir si el estatuismo humano o viviente es un arte o un oficio. Se trata de una definición que desborda los conceptos teóricos y que tiene más que ver con la interpretación del personaje en particular.
  • Semana
    Para la gente del común, el transeúnte, el que recorre a diario las calles de la ciudad, el estatuismo puede ser un oficio. Un trabajo más. Pero para las personas que están diariamente bajo la lluvia o el rayo del sol ocultando su identidad el bajo maquillaje y los disfraces se trata de un arte.
  • Semana
    Los estatuistas se hacen llamar artistas con orgullo mientras que otros, en aparente concesión pero con aire despectivo, los señalan como "artistas callejeros". En medio de todo tienen razón: La calle es su auditorio preferido.
  • Semana
    Wilson es uno de tantos artistas con un talento único. Obligado a dejar su tierra por problemas familiares salió de Arbeláez, en Cundinamarca, y llegó a Bogotá en busca de un futuro.
  • Semana
    Apoyado por una tía, Wilson adoptó la vida del artista como su estilo de vida, aprendiendo toda expresión cultural y artística. Así fue como ingreso al mundo del estatuismo. Aprendió paso a paso cada gesto, postura, movimiento y características propias del personaje a encarnar.
  • Semana
    A sus 23 años y con mucho esfuerzo, Wilson logró sacar adelante uno de los personajes más queridos por él y por su público, que se acostumbró a verlo cada 8 días en la Plaza de Usaquén o en eventos organizados en diferentes puntos de la ciudad.
  • Semana
    Una de las características más importante de este personaje es su maquillaje, que él mismo prepara. Sólo cuando le ha dado el punto exacto a los ingredientes comienza su transformación física en la tradicional plaza del barrio Usaquén, en Bogotá.
  • Semana
    Una vez maquillado y con el atuendo encima, a trabajar se dijo. Eso sí, nunca hay que olvidar el bastón con cascabel, la "cajita musical" y la base sobre la cual permanecerá estático toda la jornada.
  • Semana
    El público no se debe enterar de su cansancio tras las largas horas en posición de estatua. Siempre debe tener una sonrisa para alegrar a su público, que recompensará su esfuerzo con unas cuantas monedas o en la "cajita musical". A cada sonido del metal en la misma suena la música del Arlequín. Si el sonido sorpresivo del Arlequín asusta a un infante el baile de Wilson debe ser aún más divertido para ayudarle a espartar el miedo hasta robarle una sonrisa.
Cargando Comentarios...

Ver más imágenes