Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Imágenes

Filtrar:

| 2006-12-11

La gran marcha

  • Semana
    Con la consigna del Nunca Más, cuatro mil mujeres marcharon por las calles de Bogotá para clamar por la verdad, justicia, reparación y reconciliación en los crímenes de los últimos sesenta años. Ellas representaron a las víctimas.
  • Semana
    El panorama de la ciclovía cambió este domingo. Los ciclistas que madrugaron a hacer deporte encontraron que su recorrido estaba delimitado por estas sillas blancas cubiertas por un velo negro y una cruz blanca.
  • Semana
    A lo largo del trayecto estaban las Galerías de la Memoria, para recordar las mayores tragedias en estos sesenta años de conflicto. A pocos metros de donde fue asesinado Jorge Eliécer Gaitán, en la séptima con Jiménez, se recordaba la muerte del caudillo y la época de la Violencia de los cuarenta y cincuenta.
  • Semana
    Los transeúntes salieron desprevenidos a caminar. Ninguno sabía que se celebraba el día internacional de los Derechos Humanos. Tan solo un ladrillo con el nombre de alguna víctima desaparecida, asesinada o secuestrada, les hizo saber a quienes iban por ahí que algo pasaba y les recordó la tristeza y la desilusión de saber que “en este país han matado a mucha gente”, como decían muchos de los peatones.
  • Semana
    En plena calle 26 había otra galería. Esta era por las víctimas de la Unión Patriótica. En el lugar estaban los hijos y familiares de quienes en los ochenta le apostaron a un proyecto de izquierda lejos de las armas y terminaron muertos.
  • Semana
    Las sillas fueron ocupadas por las mujeres que representaban el dolor de madres, hijas, hermanas y compañeras de las víctimas. Ellas llegaron a la capital desde distintos sitios del país. Una muestra de solidaridad ante la tragedia de miles de colombianos.
  • Semana
    El dolor que produce el recuerdo no se podía ocultar. Pero las esperanzas son más fuertes y aunque se había llegado al final de la marcha, la vida real sigue con dolores, memorias y alegrías.
  • Semana
    Allí estaba Bojayá, en la 85 con 15, otra memoria viva del dolor de la guerra en Colombia. El silencio de las pancartas lo decía todo sobre aquel crimen de guerra en el pacífico colombiano.
  • Semana
    Colombia es un país que se levanta y se transforma, del negro y del dolor salió el blanco del Nunca más y los colores de la libertad y de la vida, representados en las mariposas que se ‘posaron' en la sombrilla de esta mujer.
  • Semana
    La guardia Indígena del Cauca también estuvo presente en la marcha. Los nativos ganadores del premio Nacional de Paz 2004, se unieron a las mujeres y demás marchantes en el Parque de la 93 y la Plaza de Bolívar.
  • Semana
    Los niños también marcharon. Se unieron a las otras voces para decir que aun son inocentes y que, como decía la canción himno de la manifestación “todavía cantamos, todavía pedimos, todavía soñamos, todavía esperamos”.
  • Semana
    La silla de Jhon Fredy Betancourt en la Plaza de Bolívar era la primera de las cuatro mil a lo largo de la carrera séptima, la calle 72 y la carrera 15 hasta la calle 93. Junto a la de Jhon Fredy, una víctima desconocida como la mayoría, se recordaba a víctimas memorables como Álvaro Gómez, Héctor Abad Gómez, Eduardo Umaña, Jorge Eliécer Gaitán o Jaime Garzón, y a muchos otros N.N. que son solo un número en las estadísticas porque cuando desaparecieron perdieron hasta su nombre.
Cargando Comentarios...

Ver más imágenes