Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Imágenes

Filtrar:

| 2010-06-08

La guerra que desangra a Medellín

  • Semana
    Atrapada en una sangrienta guerra entre pandillas que se disputan el negocio de la droga y el territorio, Medellín vuelve a ser una de las ciudades más violentas de Colombia con más de 500 homicidios sólo en tres meses.
  • Semana
    "Home pirobo, te voy a matar delante de tu mamá", grita un hombre agazapado desde su casa, al que le responden: "te vas a morir en ayunas"; y el primero vuelve a gritar "dispara vos que yo también te disparo". A continuación comienza el tiroteo, no importa que sea de día o de noche. Escenas como esta se repiten en la Comuna 13, en las montañas que bordean la ciudad y donde gobiernan los "combos".
  • Semana
    "Un combo es como una familia, como una hermandad. En el combo se vive, se come y se muere; durante el güiro (guerra pandillera) hay que cuidar la vida de cada uno y la del socio, aquí nos cuidamos entre todos", explica alias "Caliche", miembro de una pandilla integrada por 30 o 40 jóvenes, que, además de controlar zonas para traficar con droga, extorsionan a comerciantes y transportadores.
  • Semana
    "En la comuna siempre ha estado presente (la violencia), primero eran los 'caretrapo' (guerrilleros que se cubrían la cara), las milicias populares, la operación Orión (en octubre de 2002) para sacar a los 'guerrillos', y luego una paz ficticia porque eran los paramilitares los que estaban por aquí", explica 'Pipe'. "Nosotros nos cansamos de los abusos de esa gente y nos tocó pararnos y defender nuestra zona para que hubiera convivencia y paz (...), para que no nos ataque gente desconocida".
  • Semana
    Tras la operación Orión, grupos armados ilegales se hicieron con el control y el lugar se convirtió en un territorio del miedo. Así nacieron los "combos" en una carrera que hoy resulta casi incontrolable. La prueba está en el incendió que la semana pasada arrasó los ranchos de madera, cartón y plástico de 200 familias, y, que al parecer, fue originado por una de esas bandas.
  • Semana
    Al inicio cada "combo" tenía su "plaza de vicio", pero poco a poco comenzaron las disputas, algunos se pasaron al enemigo o delataron a compañeros, y así llegaron a la confrontación que se vive hoy. "La guerra aquí se vive desde que se nace. Yo multiplico, divido, sumo, resto y mato", asegura 'El Bola', quien a los 12 años recibió 19 puñaladas porque le acusaron de "sornero", como se llaman a los niños que cruzan las fronteras invisibles y llevan información sobre escondites de los enemigos.
  • Semana
    En la Comuna 13 "la cabeza de cada uno tiene precio", agrega 'El Gato', y "los precios los ponen los enemigos, un muerto se puede cobrar por un melón (millón) o dos, pero si es alguien duro de otro combo puede valer 5 palos (millón)". 'El Gato', al iniciar cada jornada, verifica cómo está la zona: "que nadie se nos haya entrao, si uno se levanta y ve a una de las culebras toca salir dándole plomo".
  • Semana
    Todos coinciden en que esta guerra nunca se acabará porque, "donde hay pobreza y dolor, y se ha regado tanta sangre, eso es algo imposible", como dice 'Pipe'; mientras que para 'El Calvo', otro pandillero, sólo termina "cuando le llega a uno la muerte o la cárcel".
  • Semana
    Este conflicto invisible para la mayoría de la sociedad colombiana causó en el primer trimestre de este año 503 muertes, un 54,8 por ciento más que en el mismo periodo de 2009, según la Personería de Medellín.
  • Semana
    Sólo los homicidios de menores aumentaron un 138 por ciento, en buena medida porque los bandas reclutan cada vez a un mayor número de niños y adolescentes.
Cargando Comentarios...

Ver más imágenes