Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Shirley Manson: “Nadie quiere dar notoriedad a las mujeres extrañas”

Garbage lanzará en junio su sexto álbum. Semana.com habló con su vocalista sobre su carrera, su disco y cómo las expectativas terminan en un corazón roto.

Compartido 0 Veces

Irrumpió con fuerza hace 21 años, en la muy distinta escena musical de los años noventa. Garbage ha subido, ha bajado, ha recibido aplausos y críticas, pero en esta etapa actual es una banda dueña de su destino y libre de las exigencias de los sellos discográficos. En junio lanza su sexto álbum de estudio, Strange Little Birds, y esto le dijo a Semana.com su cantante Shirley Manson.

Semana.com: Garbage vino a Colombia en 2012, ¿cómo recuerda la experiencia?

Shirley Manson: Planeamos volver y lo estamos discutiendo en este momento. Suramérica nos voló la cabeza, fue mucho más de lo que imaginábamos. Colombia, en particular, fue increíble. Habíamos escuchado historias, visto películas, pero no sabíamos qué esperar. Bogotá nos fascinó, la sentimos hermosa, sofisticada, algo que no esperábamos –culpa nuestra- . Además tuvimos una experiencia muy culinaria, no hicimos más que comer y lo gozamos.

Semana.com: En Colombia es una práctica común preguntarle a quien visita si ya probó ‘los platos típicos’, si ya degustó un Ajiaco. Al parecer ustedes lo hicieron y les gustó…

S.M.: Comimos de todo en restaurantes increíbles. Quizás es triste que lo que más me haya quedado grabado en la memoria haya sido la comida, pero es verdad. El clima nos gustó también. Y era muy verde cuando despegamos en el de vuelo de salida.

Semana.com: Garbage estalló en 1995, en un escenario muy distinto. Hoy el rock alternativo no es protagonista pero está más que vivo. Cerca del lanzamiento de su sexto álbum Strange Little Birds, ¿cómo se siente con su recorrido y su sonido actual?

S.M.: A lo largo de una carrera de 21 años nuestro sonido cambiado mucho, y hay muchas razones. Cuando recién salimos todo era nuevo, nadie nos conocía, no había mayores expectativas. Grabamos nuestro primer álbum (Garbage 1995), lo lanzamos y la respuesta masiva que tuvo nos dejó en total shock. Grabamos en cintas análogas, como solían grabarse discos en la vieja escuela.

Para cuando hicimos el segundo álbum (Version 2.0, 1998), la manera de grabar había cambiado por completo. Usamos mucha tecnología, y ese fue de los primeros discos en ser grabado digitalmente. Nos enamoramos de la tecnología, y tuvimos una visión, la llamamos Sci-Fi Pop, y nos concentramos en hacer el sonido que creíamos del futuro.

En el tercer álbum (Beautiful Garbage, 2001), adoptamos muchos de los valores de producción del momento. Nos fascinaba lo que hacía Timbaland, y eso nos influenció. Para ese entonces, la escena musical había cambiado completamente y pasamos de ser vanguardistas a ocupar un plano distinta. Pasamos por picos y valles, como muchos artistas, así son las cosas. The Strokes y The White Stripes dominaban la escena con su estilo y esto nos apartó de los medios. Habíamos creado este disco ambicioso de pop, de sonido ecléctico, y la radio nos ignoró.

Para Bleed Like Me, (2005), la guitarra guió de nuevo la composición y, luego, tomamos un largo descanso. Nos frustraba nuestro sello disquero, y a la vez ellos estaban frustrados con nosotros. No queríamos hacer discos que pegaran en la radio, que implicaban olvidarse de las guitarras y colaborar con los raperos del momento. No quisimos hacerlo, el sello se tornó hostil y, bueno, esa relación llegó a su fin.

Nos reunimos hace unos cuatro años, grabamos Not Your Kind of People (2012), un álbum muy ecléctico que sirvió para llegar donde estamos hoy, pues con Strange Little Birds (2016) completamos el círculo. La exploración terminó y volvimos a disfrutar nuestros talentos, nuestras falencias y nuestras incapacidades. Decidimos abrazarlas y decir “Esto es lo que somos, esto es lo que hacemos y está bien”. Por eso, desde la producción y desde los temas que tocamos, el disco es reminiscente de nuestro primer álbum. Se hablan, son casi gemelos.

Semana.com: Lejos de la influencia de los sellos disqueros, Garbage produjo sus dos discos más recientes y los lanzó con su propio sello. ¿Qué tan distinto es trabajar y crear así?

S.M.: Nunca tuvimos un productor externo, siempre lo hicimos nosotros tomando ventaja de contar con Butch Vig (batería), uno de los productores más conocidos y exitosos del planeta (produjo a Nirvana, Smashing Pumpkins, Sonic Youth, Green Day, Foo Fighters y Blink 182, entre muchas bandas más). Siempre hemos hecho discos en los que creemos y apoyamos, pero definitivamente se siente distinto no tener que ir a mostrar tus canciones a otro y pedir permiso para sacarlas. Ahora la dinámica es: somos Garbage, estas son nuestras canciones y seguimos para adelante. Es emocionante y refrescante. Nadie te pone trabas y esto te da un ritmo.

Garbage irrumpió en escena en 1995, con Butch Vig en la batería, Shirley Manson en las vocales, Steve Marker en la guitarra y Duke Erikson en el bajo. Hoy la alineación sigue intacta.

Semana.com: Navegando las canciones de Strange Little Birds se reconoce esa mirada al pasado, pero también un sonido refrescante, casi necesario. Háblenos de lo que es este álbum y de lo que le gusta en él.

S.M.: Emociona escuchar esa apreciación. Este disco nos distancia de lo que vemos, de una escena que corta la música en pedacitos aptos para el consumo masivo. Creemos muy distinto, especialmente en lo que respecta a grabar. Todavía damos valor al disco conceptual, de querer explorar el estado mental de un artista a través de un periodo de tiempo, no solo de una canción.

Un disco es como una galería de arte, donde se puede ver mucho más de la obra del artista, donde se escucha ampliamente. Por eso miramos este disco como un viaje. Desde la primera pista, Sometimes, creamos una atmósfera tensa e instauramos la duda de hacía dónde irá el resto. Y creo que sorprender a la gente después de 21 años es un triunfo enorme. Sabíamos que necesitábamos seguir con algo explosivo, y escogimos Empty, el primer sencillo del disco. Así arranca el viaje en el que escucharán nuestra versión de lo que significa ser humano en este mundo caótico. Todos tratando de averiguar qué significa todo, y cómo seguir adelante, y tratando de cambiar las situaciones que nos rodean...

Semana.com: Sobre su voz, sobre su manera de cantar, ¿ha cambiado algo?

S.M.: Trato de estudiar, de seguir aprendiendo, de llevarme a nuevos lugares, pero el talento que tengo, la voz, tiene sus límites. Explorar es interesante. Definitivamente en este disco abordo mis melodías de forma distinta. Algunas son muy frágiles. Hay un par de canciones… por ejemplo Even Though Our Love is Doomed , que canté una sola vez. No conocía la canción, pues la escribió Butch (Vig) y me la presentó. Él sabe que no me gusta que me den letras, francamente me aburre pues prefiero escribir y que nadie ponga palabras en mi boca. Pero me pidió que la escuchara pues la creía muy especial. Eso hice y la adoré, dije “tengo que grabarla ya mismo”, y así capturamos un sentido de fragilidad. Normalmente le hubiéramos metido más cabeza, le hubiéramos dado vueltas, no ahora. Hay muchos episodios así en la grabación, muchas tomas únicas, mucha distorsión en las voces, pues las grabamos en la casa de Butch y sentimos que las voces captaban algo único y valía la pena mantenerlas así.

Semana.com: Hoy muchas estrellas de pop son mujeres, de hecho, ellas impulsan la escena, ¿cómo ve el rol de la mujer cantante en la escena de rock alternativo?

S.M.: Sin duda las mujeres dominan la escena del pop. Beyoncé, Rihanna, han abierto el juego y es emocionante de ver. Pero en la música alternativa es bien distinto. Los medios están poco interesados en encontrar música que no va a las masas. El talento, la capacidad y la actitud existen, pero pasó de moda la música alternativa en voz de mujeres, y se buscan criaturas increíbles cómo estas fantásticas y atléticas porristas del pop.

Nadie quiere dar notoriedad a las mujeres extrañas, tímidas, impopulares, calladas, frágiles. No venden como Taylor Swift, Kate Perry, Lady Gaga, una lista interminable. Y es una gran falla, creo que a menudo la que más tiene para dar es la que no es un espécimen fantástico, ni es una gran bailarina y tiene una perspectiva única del mundo. Nuestra cultura es mucho más interesante cuando es infiltrada por muchas perspectivas y muchas voces así.

Semana.com: ¿Cuáles son sus expectativas con respecto a Strange Little Birds? ¿Cómo abordar la promoción de este álbum?

S.M.: Como banda hemos tenido que ajustar nuestras expectativas, de hecho, hemos aprendido a vivir sin expectativas porque sinceramente no se sabe qué va a pasar. Somos realistas, llevamos un largo tiempo, quizás nadie quiere escucharnos ahora y lanzamos desde un sello independiente. Así que nos enfocamos en hacer buen trabajo. Nos inspiran varios artistas visuales, que trabajan, que hacen lo suyo, lo presenten y siguen adelante. Es bueno pensar así, sino es fácil que se le parta a uno el corazón.  Con este disco sabemos que será difícil llegar a la radio, algunas canciones son casi de siete minutos, y es un disco oscuro, serio, y eso no interesa al mainstream. Queremos disfrutar, el resto queda en manos de los Dioses.

Cargando Comentarios...

LO MÁS VISTO