Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

Primera película colombiana que se haría gracias al 'crowdfunding'

A través del método de financiación colectiva un joven colombiano quiere grabar en Providencia su primer largometraje.

Compartido 0 Veces

TEASER WHEN THE WELL RUNS DRY from Solar Cinema on Vimeo.

Sólo hace falta una pequeña idea para hacer un sueño realidad. Ese antiguo refrán parece ser el que ha motivado a Samir Oliveros, un joven colombiano de 25 años que está recaudando fondos para grabar When the well runs dry, su primer largometraje.

El proyecto es ambicioso. Samir se propuso recaudar 60.000 dólares en un mes a través de una campaña de crowdfunding, un novedoso método que permite que cualquier persona done a un proyecto que le llame la atención o con el que sienta afinidad. Miles de campañas políticas, sociales, de proyectos artísticos, educativos, etc. se han  hecho realidad a través de estas plataformas.

La iniciativa tiene mucho de innovadora. Pocas películas se han grabado en la isla de Providencia y, hasta donde hay rastro, ningún largometraje colombiano ha conseguido financiarse a través de este tipo de métodos.

Oliveros, quien estudió cine en Nueva York, está cerca de lograrlo. Ya ha conseguido 79 patrocinadores que han donado un total de 15.300 dólares. Sin embargo, si no se llega a la meta, el dinero de cada uno de los contribuyentes será devuelto.

El cineasta invita a donar desde 5 dólares en adelante a cambio de recompensas simbólicas de la película: desde pines y afiches, hasta la posibilidad de ponerle nombre a los personajes y de aparecer en los créditos de la película.

La historia

En palabras de Oliveros, el argumento de When the well runs dry (nombre que viene de un dicho en creole) es el siguiente: “Tras tener un grave accidente que resulta en la muerte de una cabra, dos hermanos con personalidades incompatibles inician una aventura de reconciliación. Corn y Rita se ven en la urgente necesidad de reparar la camioneta de su padre para cumplir la misión de recoger a los turistas que se hospedarán en el hotel de la familia”.

Mientras se esfuerzan con angustia por encontrar los medios necesarios para ocultar lo sucedido, los hermanos pasan por una combinación de lugares inusuales, que incluyen una carnicería, un taller de carros y una casa de empeño. También tienen encuentros fortuitos con personajes fascinantes, como un fabricante de tambores y un brujo. Todo ocurre en un lapso de 24 horas. La historia, además, pretende dar a conocer el trasfondo de la vida creole en Port Paradise (el lugar ficticio que recrea a Providencia).

Una de las preguntas sobre las que reflexiona la película es ¿cómo después de haber crecido bajo el mismo techo dos hermanos pueden resultar tan distintos e irreconciliables al punto de no conocerse realmente el uno al otro?

“Ante todo, quiero hacer una película honesta que mantenga y resalte la vida que llevan los raizales en la isla. Por ese motivo, se dramatizarán las situaciones que tendrán que vivir los personajes, pero siempre se respetará el paisaje natural y humano”, asegura.

Los actores que interpretarán a todos los personajes serán isleños propios de la zona, los diálogos serán en el creole original de la isla y la banda sonora será compuesta de música autóctona de la región.

“La confianza que en este momento les pido será recompensada con un largometraje fascinante que todos querrán ver”, concluye esperanzado.

Para conocer el proyecto y donar ingrese aquí.

Cargando Comentarios...