Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1997/07/07 00:00

ACUAMAN

Mientras un equipo de científicos colombianos estudiaba su corazón, el campeón mundial de buceo a pulmón libre logró imponer un nuevo récord al sumergirse a más de 150 metros de profundidad en el mar.

ACUAMAN

Pese a ser un atleta que se mueve en el terreno de lo fantástico, para la mayoría de los colombianos Francisco 'Pipín' Ferreras es un ilustre desconocido. En el resto del mundo, sin embargo, el nombre de este cubano norteamericano con cara de bonachón y cuerpo de gladiador _mide 1,82 metros y pesa 110 kilos_ despierta una gran admiración. No sólo porque es el campeón de buceo a pulmón libre más destacado de la historia, sino porque ningún ser humano puede dominar de manera tan precisa su organismo al sumergirse en la oscuridad del océano. En sus inmersiones'Pipín' Ferreras ha logrado alcanzar profundidades a las que ningún hombre ha llegado antes sin escafandra. Y fue precisamente una hazaña de esta naturaleza la que este buzo de 35 años (ver recuadro) consiguió realizar hace dos semanas en las Islas Caimán, en donde estableció un nuevo récord mundial al descender a 157 metros de profundidad, algo así como un edificio de 52 pisos.La proeza de este expatriado cubano _que vive desde hace cuatro años en Miami_ fue presenciada el 31 de mayo por decenas de periodistas de cerca de 130 medios de comunicación de todo el mundo, quienes aún no salen de la fascinación que les produce el ser testigos de las hazañas de un hombre que al sumergirse en el océano busca básicamente "ayudar a la ciencia a comprobar qué tan inmenso puede ser el cuerpo humano y hasta dónde puede desarrollar su potencialidad acuática", según dijo a SEMANA el propio 'Pipín', como llaman cariñosamente a Ferreras. El atleta se ha sometido a numerosos estudios científicos que buscan descifrar el funcionamiento de su cuerpo. El último de éstos se realizó durante su pasada inmersión en las islas Caimán y está siendo adelantado por un equipo de científicos colombianos integrado por los doctores Jorge Reynolds, Nicolás Barbosa, Jorge León y el ingeniero electrónico Fernando Segura, quienes desde hace varios años investigan el funcionamiento del corazón. El equipo _que diseñó un aparato especial conocido como Holter para tomar por primera vez en el mundo una electrocardiografía continua a gran profundidad_, estudia el funcionamiento del corazón bajo circunstancias extremas con el fin de "analizar si algo de la información recolectada puede llegar a tener alguna aplicabilidad en beneficio del corazón de las personas comunes y corrientes", según dijo Reynolds a SEMANA. ¿Realidad o fantasía? Hace nueve años el cineasta francés Luc Besson se basó en las experiencias de dos campeones mundiales de buceo que durante la década de los 70 se disputaron el honor de ser el rey de las profundidades _el francés Jacques Mayol y el italiano Enzo Maiorca_ para producir la película Azul profundo, en la cual 'Pipín' colaboró en la asesoría y coordinación. Y aunque esta fabulosa cinta de ficción acercó a millones de personas al mundo del buceo a pulmón libre, la realidad es que lo que Ferreras ha logrado supera con creces el filme. Las hazañas físicas y mentales de Ferreras han terminado por convertirse en leyendas: sus pulmones pueden contener hasta 8.2 litros de aire, el doble de los de un hombre joven en buen estado de salud, lo que de paso le permite llegar a contener la respiración hasta por nueve minutos. Fuera de esto, a través de meditaciones es capaz de controlar el ritmo de las contracciones de su corazón mientras bucea, llegando a conseguir un estado de concentración tan profundo que logra que su frecuencia cardíaca disminuya de 70 contracciones por minuto _la tasa normal para los humanos_ a 20 cuando comienza el buceo y a cuatro cuando está en el fondo del mar. Esto, en parte, le permite que su cuerpo soporte con éxito el estar sometido a presiones de hasta 15 atmósferas (durante la Segunda Guerra Mundial los submarinos no podían sumergirse a más de nueve atmósferas, esto es aproximadamente 90 metros, porque la presión los hacía explotar). Durante las inmersiones 'Pipín' está acompañado por cerca de 12 buzos estacionados a diferentes profundidades a lo largo de la cuerda con el fin de asegurarse que se encuentre en buenas condiciones de salud mientras desciende. Debajo de los 85,3 metros el oxígeno del aire comprimido de los tanques de buceo se vuelve tóxico para los seres humanos. Por esta razón los buzos que se encuentran a esta profundidad respiran una mezcla de helio, oxígeno y nitrógeno, cuidadosamente calibrada, no pueden permanecer en estas profundidades durante mucho tiempo y deben hacer una larga escala de descompresión antes de llegar a la superficie. Ninguno de ellos puede alcanzar a acercarse al lugar del récord pues los 157 metros de profundidad quedan en un universo al que sólo pueden llegar 'Pipín' y un submarino. Después de ver este panorama la pregunta es ¿cómo lo logra? Y según él mismo, la clave está en que, "antes de cada inmersión realizo una preparación que dura siete semanas durante las cuales me entreno física y sobre todo sicológicamente mediante ejercicios de yoga. Esta última parte es tal vez la más importante, porque es la que me permite que cuando esté en el agua pueda concentrarme lo suficiente para que mi cerebro regule todos mis sistemas cardiovasculares como debe ser". Suena muy sencillo, pero lo cierto es que Ferreras es una persona que realiza proezas que están más allá de la comprensión y de los límites humanos. Ferreras logra disminuir su ritmo cardíaco a cuatro pulsaciones por minuton Ferreras puede contener la respiración hasta por nueve minutos
Los Heroes del abismo En 1949 la Federación Mundial de Deportes Subacuáticos _Fmds_ comenzó la homologación oficial de los récords de buceo a pulmón libre. Debido a que la profundidad del buceo se fue haciendo mayor y por consiguiente más peligrosa, la entidad decidió en 1970 no ratificar más marcas para un deporte con tanto riesgo. Sin embargo la Federación Internacional Subacuática y de Pesca sí continúa haciéndolo. Estos son los hombres que han logrado dejar su huella en las profundidades del mar (sin incluir los registros de Ferreras):
*1949, 30 metros, Raimondo Bucher, Alberto Novelli, Enio Falco
*1952, 38 metros, Alberto Novelli, Enio Falco
*1957, 41 metros, Alberto Novelli, Enio Falco
*1960, 44 metros, Amerigo Santarelli
*1961, 53 metros, Enzo Maiorca-
*1962, 53 metros, Enzo Maiorca
*1965, 54 metros,Enzo Maiorca
*1966, 60 metros, Jacques Mayol
*1967, 64 metros, Robert Croft; 67 metros, Enzo Maiorca;70 metros, Jacques Mayol
*1969, 74 metros, Enzo Maiorca; 77 metros, Jaques Mayol
*1972, 78 metros, Enzo Maiorca
*1973, 80 metros, Jacques Mayol ·1974, 87 metros, Enzo Maiorca
*1975, 92 metros, Jacques Mayol
*1976, 100 metros, Jaques Mayol
*1983, 105 metros, Jaques Mayol
*1991, 118 metros, Humberto Pellizari
*1993, 123 metros, Humberto Pellizari

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.