Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2009/11/09 00:00

Agassi confiesa larga cadena de mentiras

Resulta que Andre Agassi se la pasó mintiendo a lo largo de su carrera. A los aficionados. A los rivales. A los jerarcas del tenis. A la prensa. A su primera esposa Brooke Shields. A sus amigos, incluyendo a Barbra Streisand. Y a él mismo.

Agassi confiesa larga cadena de mentiras


"Ya no podía soportarlo", declaró Agassi en una entrevista telefónica con The Associated Press.

"Esas mentiras se debieron, seguramente, al miedo. Muchas debido a una gran confusión. Muchas por estar imaginándome cosas. Otras por entender mal las cosas. Y muchas comenzaron conmigo mismo", dijo Agassi. "Cuando me retiré del tenis, tuve la oportunidad, el tiempo, la energía, para reflexionar".

Su libro "Open" (Abierto), puesto a la venta el lunes, le permite a Agassi sacarse de encima secretos que se tuvo guardado durante varios años.

Está lo de su consumo de metanfetamina, una droga sintética que provoca euforia. El cómo evadió una sanción tras dar positivo en un control. El uso de una peluca. Que detestaba el tenis.

El libro fue redactado junto al laureado escritor J.R. Moehringer tras grabaciones en las que el ocho veces campeón de torneos del Grand Slam le pasa revista a su carrera.

Agassi dice que el mismo "es una forma de lidiar con su sentimiento de culpa por su pasado".

Cuenta sobre cómo sedujo a Steffi Graf, la estrella del tenis que ahora es su esposa y madre de sus dos hijos.

También se refiere con tono crítico de varios rivales como Pete Sampras, Michael Chang y Boris Becker, admite que perdió partidos a propósito y menciona el gran temor que le tenía a su padre. Agassi dijo a la AP que su padre se ha negado leer el libro.

Agassi recuerda que, cuando era niño, su padre le daba el analgésico Excedrin antes de un partido porque contenía cafeína. También escribe que su padre le dio una sustancia que piensa era "speed" y describe su consumo de marihuana y alcohol.

Cuando se le preguntó si como profesional llegó a consumir sustancias para mejorar el rendimiento, Agassi (quien se retiró en 2006) replicó con una risa entre dientes: "No. No. La respuesta es 'no'''.

No se sorprende por las reacciones negativas que ha generado el libro por algunas de sus revelaciones. Roger Federer indicó sentirse "decepcionado"

Agassi dice que comprende este tipo de reacción. "Tienes que tener cuenta lo siguiente: yo pasé muchos años con una rabia y decepcionado conmigo mismo".

Señaló que sencillamente se sintió obligado a confesar su "enorme" uso de metanfetamina en 1997, el salir positivo en un control antidopaje ese año, mentirle al tour masculino sobre cómo ingirió la sustancia y esquivar una sanción.

"¿Cómo puedes decirle a la gente que no se esconda de la verdad cuando tu lo hiciste?", dijo Agassi a la AP. "Si bien entiendo que este relato contradice las percepciones que se tenían de mi persona, este es el verdadero yo. Y yo creo en esa autenticidad".

"No tengo remordimientos sobre el contenido", añadió.

El libro está cargado de otras fascinantes revelaciones, aparte de las que han salido publicadas en adelantos a revistas y diarios en los días previos. En la entrevista, Agassi se refirió reiteradamente a esos adelantos como "sensacionalizados".

Pero también aborda el tenis:

—Sampras: Agassi cuenta que Sampras "suena más robótico" que un loro. Dice que "envidia" la personalidad "sosa" de Sampras. "Desearía poder emular su espectacular falta de inspiración y su peculiar falta de necesitar estar inspirado". También intima que una vez se puso apostar con su entrenador Brad Gilbert sobre el monto que Sampras le iba a dar como propina al encargado de estacionar un auto. Lo que hicieron fue preguntarle al encargado y éste les indicó que fue un dólar.

—Chang: "Le da las gracias a Dios, le atribuye a Dios por una victoria, lo cual me ofende. Que Dios tome partido en un duelo de tenis, que Dios estuvo en mi contra, que Dios estaba del lado de Chang, suena ridículo e insultante. Le ganaba a Chang y disfrutaba con cada golpe blasfemo". Cuando Chang conquistó el Abierto de Francia de 1989, Agassi admite que no le gustó para nada: "Me asqueó. ¿Cómo podía ser que Chang, de entre todos, podía ganar un slam primero que yo?"

—Otros rivales: Agassi dice que también guardaba antipatía hacia Becker (de quien Agassi asegura le sopló besos a Shields durante un partido), Jim Courier, Thomas Muster, Yevgeni Kafelnikov, Jeff Tarango (de quien Agassi dice hizo trampa en un partido entre ambos cuando Agassi tenía ocho años).

—Partidos que perdió adrede: Cuenta que lo hizo ante Chang en las semifinales del Abierto de Australia porque no quería jugar contra Becker en la final. "Cuesta más que ganar. Se tiene que perder de una forma en que la gente no se dé cuenta"

—La peluca en la final del Abierto de Francia que perdió ante el ecuatoriano Andrés Gómez: "Me puse a rezar cuando calentaba antes de iniciar el partido. No era por la victoria, sino para que la peluca no se me cayera".

(AP)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.