Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/4/2014 12:00:00 AM

Alemania y Brasil, la primera semifinal

Alemania derrotó a Francia por una cabeza, los Bleus intentaron revivir en el segundo tiempo, pero no tuvieron profundidad y chocaron contra la pared Neuer.

Hummels y Varane protagonizaron la jugada clave del partido. En un momento en el que Francia le jugaba a Alemania en su campo y se había adueñado del balón llegó un balón parado. Lo cobró Kroos, el que sabe dónde poner el balón, y el combate entre cabeceadores en el área expuso la experiencia y la juventud de los protagonistas. Hummels estiró su hombro, abrió espacio entre él y Varane y cabeceó la pelota y extendió el vuelo del balón lejos de las manos de Lloris. El balón pegó en el larguero y se metió, y fue suficiente para sellar el tiquete a las semifinales. Corrían 12 minutos del partido.

El calor atacaba y la humedad remataba, era presupuestado que los equipos no saldrían a atacar hasta agotar el tanque. Alemania aplicó durante largos pasajes del partido una presión que ahogó el mediocampo francés, no lucía Pogba, no aparecía Matuidi y Valbuena intentaba en el metro cuadrado que pocas veces lograba ganar. Fue un trabajo de gestión, una administración inteligente de Alemania, pero no ofreció un partido vistoso.

Francia no logró desplegar su ataque. Solo hasta el minuto 34 logró mostrar señales de vida. EL final del primer tiempo dio esperanzas a los galos de cara al segundo tiempo pues Griezmann y Benzema conectaron por momentos y dejaron ver la Francia explosiva que esperaban sus seguidores, pero Neuer hace ver fácil lo difícil. Contuvo los remates y apagó la llama.

La segunda mitad tuvo un inicio movido, fueron quizás los mejores minutos del partido, con Francia atacando, abriendo espacios mínimos y Alemania atacando las espaldas de la zaga de Sakho y Varane para rematar el juego de contragolpe. Por la orilla alemana, pocas veces se vio nerviosa a la dupla de Boateng y Hummels, pero cuando se vio en aprietos no tuvo problema en rechazar el balón a Saturno. Faltaban entonces veinte minutos del juego y los técnicos movieron sus fichas.

El partido le exigía más premura a Deschamps, que confiaba ciegamente en el envión final de sus dirigidos para empatarlo, pero fue Löw quien reaccionó primero. Sacó a Klose y con él a la esperanza de verlo superar a Ronaldo como ariete histórico de los mundiales. La respuesta de los gallos derivó en la entrada de jugadores como Remy y Giroud, pero Alemania, después de angustias iniciales en el segundo tiempo, controló las acciones y tuvo un par de oportunidades con Schürrle que Lloris sorteó para mantener con vida a los galos.

Karim Benzema no se dio por muerto hasta el final y trató de inyectar vida a su equipo. Ya en tiempo de reposición apoyó desde atrás a quitar balones, y en el último suspiro del partido se vio en el área teutona y puso a prueba a Neuer. Dejó en el suelo a su marcador y remató arriba. Neuer de nuevo hizo ver fácil lo difícil, elevó su brazo y contuvo el remate, que salió tan disparado de su robusto brazo que parecía que hubiera pegado en el larguero.

Ese fue el fin del partido que con mucho cerebro administró Alemania. La selección tres veces campeona ahora posa sus ojos en el duelo entre Brasil y Colombia para saber quién lo enfrentará en la semifinal del martes 8 de julio en el coloso Mineirao de Belo horizonte.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.