Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2005/05/01 00:00

Alonsomanía

El piloto español Fernando Alonso tiene revolucionada a España. Es el deportista más conocido del país, por encima de cualquier futbolista, y todo lo que toca se convierte en oro.

Alonsomanía

Cómo cambian las cosas. Hace tres años en España no se podía ver la Formula 1 en la televisión nacional. No era rentable, según argumentaban las cadenas. Actualmente no sólo se transmite por varios canales (la Televisión Catalana y Tele5), sino que después del fútbol es el deporteque más audiencia tiene. La carrera de Imola, el pasado 24 de abril, sumó más de siete millones de espectadores en la parte final de la prueba, casi el mismo número de televidentes que vio el partido Juventus-Real Madrid por la Liga de Campeones hace unas semanas. Un éxito total. Incluso los tenistas Juan Carlos Ferrero y Rafael Nadal aplazaron unos minutos el comienzo de la final del Torneo de Conde de Godó, la competición de tenis más importante que se realiza en España, para poder ser testigos del duelo que estaban librando en la pista el alemán Michael Schumacher y el español Fernando Alonso. El artífice de esta locura es el asturiano de 23 años que este año se está consolidando como una de las principales figuras de la F-1 y que, en opinión de muchos expertos, está llamado a ser el sucesor de Schumacher. De las cuatro válidas que se han cumplido esta temporada, Alonso ha ganado tres, lo que ha despertado en España un furor parecido al que despertó en su momento el ciclista Miguel Induráin, quien ganó el Tour de Francia en cinco ocasiones. "Hay una locura colectiva. Todo el mundo quiere besarlo, saludarlo, darle un premio.", cuenta Luis García Abad, agente de Alonso. Un ejemplo de la alonsomanía que se vive en la península es el ambiente que hay en los bares de Madrid el día de las carreras. El domingo que se corrió en Imola, los establecimientos del centro de la ciudad se fueron llenando poco a poco para ver la competencia, algo que sólo pasa con el fútbol y las motos. Todos los asistentes, con caña en mano, iban poniendo atención en la pantalla del televisor. "Joder, tío, que lo adelanta seguro",se oía decir. Pero no. Pasaban los minutos y Alonso seguía soportando la presión de Schumacher y los ánimos subían. "¡Qué ganó, qué ganó!", se decían incrédulos los unos a los otros cuando terminó la carrera. No podían creer que le hubiera ganado al todopoderoso alemán. "¡Ese chaval es un monstruo!". Los ojos y las esperanzas de los españoles estaban puestos en Alonso desde 2003, cuando con apenas 21 años ganó el Gran Premio de Hungría, su primera carrera en la Fórmula 1. Pero en la actualidad la alegría es total porque los resultados de este año lo tienen en el primer puesto de la clasificación. Esto se debe, según explica Manuel Serras, experto que cubre Fórmula 1 para el periódico El País, de Madrid, a que el coche Renault de Alonso está muy bien. "En la Fórmula1 hay cinco o seis pilotos de gran nivel y el que va delante es el que tiene el mejor coche. A eso se le suma que Alonso ha crecido mucho y se ha acostumbrado a tener presión", explica Serras. En opinión de Marco Canseco, quien cubre las carreras para el diario Marca, el periódico deportivo más vendido de España, la verdadera alonsomanía empezó en 2003, cuando en Barcelona terminó de segundo entre los dos Ferraris. "Por eso a nadie le extraña que esté donde está. En ese entonces los periodistas de otros países nos preguntaban a los españoles sobre su vida, sus padres, su experiencia. Hoy en día ya nadie pregunta sobre él porque lo tienen ubicado". Lo que sí es verdad es que el desempeño del asturiano este año ha cambiado muchas cosas. Por ejemplo, el periódico de Canseco -que de tener tres personas en la sección motor pasó a tener cinco- ha tenido en primera página a Alonso en 10 ocasiones en lo que va corrido del año. Algo muy difícil en un país donde lo que más vende es el Real Madrid. " Si el director decide hacerlo es porque vende bien. Que yo recuerde el único deportista que abría con frecuencia el periódico era Induráin, y eso que las carreras eran en julio, no cuando el Madrid estaba disputando una liga". Y es que la atención de la prensa española sobre Alonso ha aumentado considerablemente en los últimos meses. Por ejemplo, hasta el año pasado sólo cinco periodistas españoles asistían a las carreras y este año lo hacen más de 15. Minita de oro Alonso también se ha convertido en un fenómeno comercial. Según un informe de la cadena Ser, la imagen del asturiano es bastante rentable. Por ejemplo, el juego de Fórmula 1 de Playstation que antes vendía en España 8.000 copias ha superado las 200.000 copias vendidas desde que tiene la imagen de Alonso. Lo mismo ha pasado con la barra energética Hero Muesly, que de no tener casi lugar en el mercado español pasó a ser líder en el sector. Incrementó sus ventas 75 por ciento. Y así también pasó con Renault, que no sólo ha aumentado el número de autos Megane vendidos en 15.000 unidades sino que ha bajado el promedio de edad de sus consumidores desde que Alonso sale conduciendo uno de esos modelos en la televisión. " Hay muchas marcas interesadas en la imagen de Alonso, pero no queremos que se desgaste", cuenta García Abad, quien atribuye el éxito del mercadeo de la imagen de Alonso a la estrategia que se planeó desde que el asturiano entró a ser parte de la escudería Renault en 2003. "Alonso no sólo es un fenómeno español. También vende muy bien en Japón, Estados Unidos y países latinoamericanos como Brasil y Argentina", concluye García Abad. Pero no sólo las grandes marcas se benefician de sus éxitos. Los dueños de la tienda F-1 detup.com, situada en la Gran Vía madrileña, cuentan que abrieron el almacén hace cuatro meses debido al fenómeno Alonso y les ha ido muy bien pues los aficionados quieren tener artículos que los vinculen con su ídolo. Quien le sigue en popularidad es Juan Pablo Montoya, "pero a ese lo piden especialmente los latinoamericanos". Lo que se espera "LodeMontmeló-Barcelona va a ser la prueba definitiva", cuenta Andrés, camarero de uno de los cientos de bares que pasan las carreras por televisión, quien hasta antes del fenómeno Alonso no solía ver Fórmula 1 y ahora, confiesa, ve hasta las clasificaciones de los sábados. Y es que la carrera de Barcelona está causando una atención jamás vista. "En Imola había 68.000 espectadores y en Montmeló ya se vendieron las 125.000 entradas disponibles. Es algo increíble", cuenta Manuel Serras. En las páginas de reventa en Internet se consiguen entradas hasta por más de 1.000 euros, lo que es una completa locura, pues en taquilla esa misma entrada podría costar 100. Pero es que lo que despierta Alonso es eso, locura. Anteriormente, a la carrera de Barcelona asistían 70 por ciento de extranjeros y 30 por ciento de españoles. Este año se tiene calculado que habrá más de 60 por ciento de locales, lo que según Canseco será un récord para este circuito que se corre desde el año 2001. "Sé que la alonsomanía está actualmente viviendo su momento más dulce, pero tendrá que calmarse. Y la gente aprenderá a relativizar los triunfos", dice García Abad. Posiblemente así será. Pero lo seguro es que si no pasa nada extraño, Alonso seguirá siendo por muchos años el deportista español más conocido en el mundo, incluso por encima de Rafael Nadal y Dani Pedrosa, que se perfilan como grandes protagonistas del tenis y el motociclismo mundial en los próximos años. También será uno de los mejor pagados. En la actualidad sólo lo supera el basquetbolista Pau Gasol, que juega en la NBA, y gana más que todos los futbolistas, incluido Raúl, que tiene un contrato con el Madrid por seis millones de euros al año. Y eso que el fenómeno Alonso apenas comienza. ¿Qué pasará si destrona a Schumacher?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.