Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/2011 12:00:00 AM

Amenazan a Carlos Chávez, arquero de Patriotas

El futbolista vive horas de incertidumbre. En segundos, Chávez pasó de la tristeza por haber anotado el penalti que condenaba al conjunto de sus amores a la segunda división, a la alegría de ver ascender al equipo para el que juega. Las amenazas de las que es víctima el jugador empañan lo acontecido.

Carlos Chávez no celebra, permanece inmóvil en medio del estadio Pascual Guerrero, recinto enmudecido a pesar de estar colmado por más de 40.000 personas. En su cara no hay rastro de lágrimas ni de sonrisas. Acababa de cobrar el histórico penalti que permitía a Patriotas, el equipo que “le da de comer”, ascender de categoría pero también había sentenciado al equipo del que es hincha y el que le dio la oportunidad de convertirse en profesional. Esa imagen impactó en la noche del sábado pasado al país.

“Yo debuté en el América, en el 2005, con el ‘Chiqui’ García. En ese momento era el segundo arquero y así fue hasta el 2008, cuando con la llegada del ‘profe’ Umaña terminé jugando de tercer portero. Entonces ese año terminé el contrato y en el 2010 después de haber jugado en otros equipos fui a parar a Patriotas”, recuerda Chávez.
 
A lo largo del año, Chávez se había ganado la confianza del técnico Miguel Augusto Prince y se convirtió en el hombre fuerte de los penaltis, no sólo por meterlos sino también por detenerlos. En el primer semestre, el portero repitió la misma actuación vivida contra el América. “Jugabamos la final contra el Cortuluá y en ese partido yo tapé el penalti y después cobré el último y lo metí”.
 
Meses después, el equipo volvía a definir una final por el punto desde los once metros. En ésa ocasión el rival era el Deportivo Pasto. Sin embargo, Chávez que tenía el último cobro asignado, no tuvo la oportunidad de tirar porque ninguno de sus compañeros acertó y Patriotas perdió el partido antes del turno del portero.
 
Después de esa derrota llegó la hora de enfrentar al América de Cali. “Estuvimos prácticamente aislados, concentrados en un lugar a las afueras de Tunja. Nosotros le apostamos mucho al partido de locales, pero ahí no pudimos sacar la diferencia. Sin embargo, nosotros teníamos la tranquilidad de que les podíamos ganar y por supuesto ensayábamos los penaltis, porque sabíamos que era una opción”.
 
Así fue. El día de la final y después de haber realizado ocho paradas decisivas a los largo de los noventa minutos, Carlos Chávez era el encargado de decidir la serie. Mientras caminaba hasta el punto blanco por su cabeza pasaban varias ideas: sus amigos y familiares hinchas del América, un estadio lleno que no podía soportar la idea del descenso; el día de su debut como profesional con el equipo rojo. “Todo eso lo asimile con profesionalismo, sabía que le tenía que responder al equipo que me está dando de comer”, dice Chávez.
 
“Sentí mucha tristeza porque mi equipo y el de mis familiares acababa de descender, lloré. Pero después todos me llamaron, me dijeron que no me sintiera mal, que era un profesional. La gente de Tunja se volcó conmigo y entendí la dimensión de lo que había pasado”.
 
Las amenazas
 
Horas después de haber terminado el partido, en las que se detuvieron a 66 personas por los disturbios causados que dejaron diez heridos, Carlos Chávez fue víctima de varias amenazas. “Durante el día he recibido llamadas desagradables, amenazas, mensajes en los que me dicen que me cuide, que saben donde vivo y que cuide a mi familia”.
 
A pesar de las intimidaciones, Chávez se mantiene tranquilo y después de haber puesto la denuncia ante el comandante de Cali se alista para los preparativos de su boda. El portero espera ahora olvidar ese momento en el que el Pascual Guerrero se congelaba a sus pies.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.