Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/28/2014 12:00:00 AM

Así se vive la previa Colombia - Uruguay en el Maracaná

Miles de colombianos se tomaron el Maracaná cantando burlas a Suárez. Los uruguayos, con ironía, les recuerdan su historia y su jerarquía. Por Nathan Jaccard, enviado especial a Brasil.

Si los colombianos disfrutaron de una tranquila localía contra Grecia, Costa de Marfil y Japón, con Uruguay la cosa es diferente. Aunque la marea amarilla ahoga las camisetas celestes, también hay muchos uruguayos en Brasil.


Los colombianos ya no pueden molestar y burlarse en toda impunidad. En frente tienen a un pueblo demente por el fútbol, que entiende todos los cánticos y se los devuelve con ironía y buen humor. Luis Suárez, claro, está en boca de todos. Muchos uruguayos se tatuaron con henna la cara del ‘Pistolero’, tienen pancartas contra la Fifa y alentando al ‘Tiburón’.



Los colombianos no se quedaron atrás. Unos desgarraron sus camisetas y se maquillaron una sangrienta mordida en el hombro.



Otros cantan: “Poropopo, poropopo el que no salte es uruguayo mordelón”, “Uruguayo, uruguayo, que amargado se te ve, porque no tienes a Suárez y James te va a morder” y otra, con vocabulario tradicional de estadio, “Celeste, celeste, muérdame este”.


Los uruguayos guardan su calma. Adrián de Montevideo dice “somos tres millones de vampiros, quién nos tiene miedo”. Otros responden a los colombianos que “no se han ganado nada, somos cuatro veces campeones”. Y cantan “pongan huevo, pongan huevo la celeste, que esta tarde cueste lo que cueste, tenemos que ganar”.


Un aguante que roza con la locura, como el de Nino, urugayo que va todos los partidos de la celeste. Le contó a Semana.com que “he ido a Colombia, a toda Suramérica, a los Juegos Olímpicos, a todo lado”.


Pero Nino no es un enfermo cualquiera. Compra las boletas, pero no entra a los partidos. Colecciona las entradas y promete pronto abrir un museo. “No voy al estadio desde que tengo cuatro años, siempre me quedo alrededor del estadio escuchando la gente y adivinando los partidos”.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.