Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/9/2012 12:00:00 AM

Atlético Vs Athletic: De filiales a rivales

El de Bilbao es el más antiguo. El de Madrid surgió como una sucursal del primero. De cuna similar y uniformes parecidos, los ‘aletis’ darán el espectáculo en la arena de Bucarest.

Atlético de Madrid y Athletic Club disputarán este miércoles la final de la Liga Europa, un gran desafío para los dos equipos, protagonistas de un duelo decisivo en el estadio Nacional de Bucarest, un choque que prevé igualdad, goles y emoción, que dará la gloria al campeón y que dejará sin consuelo al perdedor.
 
Pero el encuentro tiene un agregado poco común en el mundo del fútbol. Ambas instituciones fueron en algún momento de su historia, una sola, o mejor, una filial de la otra, de ahí sus similares colores y nombres.
 
El Atlético de Madrid nació en 1903 como una iniciativa de un grupo de estudiantes vascos residentes en esa ciudad. Entonces, llamaron al equipo ‘Athletic Club Sucursal de Madrid’, inspirados en la institución de Bilbao a la cual eran fieles. Luego en 1939, la institución madrileña de origen vasco unió fuerzas con el Aviación Nacional y formaron el Athetic Aviación Club. Pero no fue sino hasta 1947 cuando tomó el nombre que hoy le identificia: Club Atlético de Madrid.
 
Paralelo a esto, el Athletic Club de Bilbao desarrolló su propia historia sin fijarse mucho en ‘los descendientes’ de la capital española. Ambos lograron forjar un nombre aparte en el fútbol de su país y consagrarse históricamente como los más ganadores después de los imbatibles Real Madrid y Barcelona. Este miércoles quienes fueran instituciones filiales, se enfrentan en la final de la Europa League.
 
El Atlético va por su segunda en dos años y el Athletic jugará por su primer título europeo. Todo o nada en noventa minutos, quizá más, si hay empate, en la segunda final española de la historia del torneo, tras la ganada en los penaltis por el Sevilla al Espanyol en 2006. La copa es el objetivo de ambos equipos, que llegan al día decisivo avalados por su caminar previo.
 
En el caso del de Marcelo Bielsa una inolvidable aventura con la gesta de Old Trafford, donde barrió al Manchester United, como hito para la memoria de una afición que ha acompañado en masa a sus jugadores allá a donde se han desplazado. Mientras, el Atlético, en una temporada con demasiados altibajos en Liga, ha destapado su mejor versión en el torneo internacional, en el que entró en juego hace más de nueve meses hasta alcanzar la final de Bucarest, donde llega avalado por sus once triunfos consecutivos, los dos últimos ante el Valencia en las semifinales.
 
El equipo dirigido por Simeone, incontestable en la Liga Europa de este curso, con un balance de dieciséis victorias, un empate y una sola derrota, manda en triunfos y goles en esta edición del torneo, a la espera de la final de mañana, con duelo argentino en los banquillos, Marcelo Bielsa-Diego Simeone, y de goleadores sobre el césped: Radamel Falcao-Fernando Llorente. Todas las miradas apuntan a ambos jugadores en las horas previas a la final.
 
El atacante colombiano, máximo goleador de esta edición de la Liga Europa, con diez tantos, es la referencia rematadora del Atlético; el internacional español, que suma siete esta campaña en esta competición, es el líder ofensivo del Athletic Club. Simeone dispone de su once de gala para el partido. Sólo la ausencia del portugués Tiago Mendes, que cumplirá sanción tras su expulsión en el choque de vuelta de semifinales ante el Valencia y que se une en la lista de bajas a su compatriota Silvio Azevedo y Fran Mérida, altera su alineación titular tipo.
 
Y ahí sobresale su frente de ataque, con Falcao, Adrián López, Arda Turan y Diego Ribas, argumentos fundamentales del juego ofensivo del conjunto madrileño y que mañana formarán de inicio, secundados en el medio centro por Gabi Fernández y Mario Suárez. La defensa estará compuesta por la línea de cuatro más habitual de Simeone, con Juanfran Torres, el uruguayo Diego Godín y los brasileños Joao Miranda y Filipe Luis, y la portería será para el belga Thibaut Courtois, que opondrá sus 199 centímetros al potente juego aéreo de Llorente y su agilidad al buen fútbol de su rival.
 
El atacante del equipo bilbaíno y la larga nómina de media puntas que coloca Bielsa sobre el terreno de juego, Markel Susaeta, Óscar De Marcos, Ander Herrera e Iker Muniain, han marcado la línea a seguir por el Athletic en esta temporada.
 
Ese quinteto de jugadores, a la espera de la recuperación total de un Muniain algo tocado en la última semana por unas molestias musculares, llevarán mañana la responsabilidad del juego de ataque del Athletic, que casi seguro saltará al césped del precioso Nacional Arena con su alineación de gala.
 
Un once con dos centrales, Javi Martínez y Fernando Amorebieta, en un estado de forma espectacular; dos laterales, Andoni Iraola y Jon Aurtenetxe, cuya misión será, como todo el año según la propuesta Bielsa, ayudar a sus compañeros más adelantados a desequilibrar el entramado defensivo rival; y un medio centro, Ander Iturraspe, capital en la transiciones. Gorka Iraizoz, de menos a más en lo que va de curso, completa un equipo reconocible y que la afición bilbaína conoce ya de carrerilla.
 
Todos ellos tratarán de redondear la historia que no pudieron completar otras generaciones anteriores de leyenda en el equipo bilbaíno con el fútbol ofensivo, dinámico e intenso que propugna Bielsa. Un juego atractivo y vistoso que ha concretado sus mayores hitos en este curso singular precisamente lejos de San Mamés, en Manchester y Gelsenkirchen. La batalla está abierta para cualquiera y lo único seguro es que el título será ‘aleti’.
 
Con información de EFE

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.