Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/3/2012 12:00:00 AM

Automovilismo: La escalera hacia los sueños

Carlos Huertas, de 20 años, fue elegido por el ojo especializado en la gala ‘Noche de los mejores’, organizada por la Federación Colombiana de Automovilismo Deportivo (Fedeautos), como el mejor en su disciplina.

La saltadora Caterine Ibargüen, la bicicrosista Mariana Pajón, los tenistas Santiago Giraldo, Mariana Duque, y el nadador Omar Andrés Pinzón, fueron algunos de los galardonados en diversos premios que se entregaron el pasado diciembre, como es ya costumbre, en reconocimiento a los mejores deportistas del año 2011 que se acaba de i. Pero además, el piloto Carlos Huertas, de 20 años, fue elegido por el ojo especializado en la gala ‘Noche de los mejores’, organizada por la Federación Colombiana de Automovilismo Deportivo (Fedeautos), como el mejor en su disciplina. “Es gratificante recibir este galardón, el reconocimiento a mi trabajo, al apoyo de mis patrocinadores y al total respaldo de mi familia que siempre ha estado a mí lado. Este reconocimiento significará mucho para mi carrera. y me compromete a seguir trabajando para dejar en alto el nombre de Colombia”, declaró el piloto bogotano en la ceremonia.

Huertas, con 222 puntos, del equipo Carlin, se ubicó en el tercer lugar en la tabla general de la Fórmula 3 Británica. Pudo ser segundo, pero no le alcanzó. Ganó una carrera, la legendario pista de Silverstone, y obtuvo ocho podios: dos segundos puestos y cinco terceros. El danés Kevin Magnussen, con 237 puntos fue el subcampeón, el brasileño Felipe Nasr se coronó anticipadamente. Entre paréntesis, Fedeautos hace bien en promover a los campeones. Uno de sus roles es incentivar la practica de deporte, y cómo mejor que a través de ejemplos para difundir los de esa disciplina a motor. Además deberá bregar también en formar futuros corredores, y seguir apoyando las nuevas promesas y fortaleciendo, junto a la empresa privada, la competencia local.

La Fórmula 3 Británica (F3B) es una categoría de autos monoplazas, que está un escalón por debajo de la GP2 Series, la antesala a la Fórmula 1. En el medio está la World Series by Renault (WSR), la categoría en la cual Huertas competirá este año nuevo. En Estados Unidos- el otro mercado para llegar- la máxima categoría de autos fórmula es la IndyCar, donde está Sebastián Saavedra. “Mi gran objetivo es llegar a Fórmula 1”, sentencia Huertas, una de las cartas altas dentro de la baraja rica y amplia de talentos de pilotos colombianos de la actualidad. Oscar Andrés Tunjo, es otro que viene en franco ascenso, así como Omar Julián Leal, Gustavo Yacamán, o Gabby Chaves.

En participación, como se advirtió el año pasado, el automovilismo colombiano pasa un momento de esplendor. Quizás hagan falta más títulos. Sin embargo, sea como fuere, desde Buffalo Wings, el restaurante ubicado en el Parque de la 93 de Bogotá, su nuevo patrocina, Huertas responde sobre su presente deportivo y también sobre la vida.

SEMANA.COM: El automovilismo es uno de los deportes de riesgo por excelencia. ¿Qué es lo que más disfruta cuando corre?

CARLOS HUERTAS: Le velocidad, y la velocidad en curva. La mayoría de carreras en Inglaterra son en pistas, donde se alcanzan velocidades altas, y la fuerza G se siente realmente. Eso genera adrenalina pura que uno disfruta, igual que los momentos previos a la competencia, allí aparece el nervio, la tensión, una sensación natural e indescriptible. Aunque la posibilidad de disfrutar también pasa por aprender a relacionarse, a trabajar en equipo, a superarse, sobreponerse a los problemas.

SEMANA.COM: ¿Cuál es su relación con el carro, su herramienta de trabajo, cuya importancia es fundamental, igual que la habilidad de manejo, en el resultado final?

C.H.: Al carro me fui acercando de forma espontánea y natural. Cuando era chiquito además de manejar también me interesaba preguntarle a mi papá cómo funcionaba, de qué estaba hecho y todas esas cosas. Y cuando empecé a correr fui una especia de autodidacta: en situación de carrera fui aprendido, cuando se rompe algo los ingenieros me explican lo qué sucedió, qué pasó mecánicamente. Cada vez que cambio de carro me gusta enterrarme cuáles son los nuevos límites, qué se le puede exprimir de más comparado al anterior. Es un trabajo constante y grupal.

SEMANA.COM: Usted vive en Woking, en el sureste de Inglaterra, donde está el Centro Tecnológico de McLaren, lugar donde vivió y del cual ambientó el escritor H.G. Wells su novela La Guerra de los mundos. ¿Qué tal su vida por allá?

C.H.: La ciudad es fantástica, es una cuidad muy pequeña y demasiado tranquila. Hace bastante frío durante el invierno y no hay mucho por hacer. Hay unos tres parques famosos, y mucha historia. Con la gente…somos muy distintos. Allá son más independientes, cada uno anda en su cuento. Mi vida allá depende del mes: en enero y febrero me preparo físicamente, estoy con el equipo, porque aún no hay carro qué probar. Así vamos haciendo lazos. Y en temporada, mucho entrenamiento. Cuando ya estoy en plena competencia, sólo quiero descansar. Hay fines de semana que viajo a Londres, otras me voy a cine o de compras. Me he adaptado muy bien, mi mamá ha estado siempre conmigo, contención familiar que ha sido muy importante.
El mérito de escalar

Al mismo tiempo que Michael Schumacher gozaba del primero de los siete títulos de Fórmula 1 que ganó, en un hogar bogotano se escuchaban las primeras palabras de un niño de tres años bautizado Carlos Huertas. Schumacher fue su gran ídolo. “Era chistoso, cuando Montoya empezó a correr con él mis amigos iban por Montoya y yo por el alemán. Está claro que Montoya ayudó muchísimo. Sus victorias, su ascenso, eso motivó a muchos. Además en Bogotá construyó un cartódromo, que le brindó opciones a los niños”, dice el piloto. ¡Hoy la camada de pilotos en el exterior superó la docena! “Espero cumplir con las expectativas creadas. Lo hago con trabajo duro, disciplina y la preparación física y mental que adelanto en esta temporada”, respondió Huertas, en momentos en que empezaban las comparaciones con Montoya, en quien se refleja la consecución de ese sueño, por su lugar de origen y por haber coincidido en algunas categorías.

Actualmente Huertas, quien es patrocinado por Café de Colombia, Le Colezzioni y Autocity, confirmó para 2012 su vínculo con el equipo inglés Fortec Motorsport, escudería con la que disputará el campeonato de la World Series By Renault (WSR), y en la cual corrió Juan Pablo Montoya cuando su dueño era Richard Dutton. Huertas ya realizó las primeras pruebas logrando buenos tiempos, en Motorland, en Aragón España. “Quiero luchar por el campeonato y ganarlo. El cambio de carro es bueno y siento que me va a ir bien. En los últimos entrenamientos me he posicionado arriba”, confiesa Huertas, a quien le gusta jugar fútbol y tenis en sus tiempos libres.

Cuando tenía ocho años comenzó la carrera del bogotano. Sus papás le regalaron un cursó de karts en Cajicá, donde se destacó como el mejor. Y no paró. En 2001 entró en la Liga de Bogotá, donde, en la categoría Cadete, quedó tercero en el Campeonato Bogotano y cuarto en el Nacional Colombia. En 2002 salió tercero en el Nacam Cuba y México, segundo en el Campeonato Bogotano con dos poles, y tercero en el Campeonato Nacional Colombia con tres carreras ganadas y tres poles. En 2004 saltó a la categoría Júnior, y también a competir en Brasil: obtuvo el cuarto lugar en la Copa de Brasil y salió quinto en el Campeonato Bogotano. En 2005 salió quinto en el Campeonato Paulista, en Sao Paulo, y cuarto en el Campeonato Paulista Light; y en 2006 quedó segundo en el Campeonato Sul Brasileiro y tercero en el Campeonato Panamericano.

Pero en 2007, tras realizar un test en Inglaterra con el eximio instructor de pilotos Rob Wilson, fue nombrado piloto titular del equipo Räikkönen Robertson Racing (RRR), su carrera cambió. Viajó a vivir a Inglaterra, por su sueño, pero tuvo que retirarse del Paulista Ligth, en Brasil, cuando lideraba el campeonato con cuatro victorias y dos poles. En Europa el primer año quedó en el quinto lugar en la Final del Mundial Fórmula BMW en Valencia, y en 2008 obtuvo un podio y una pole position. En 2009 Huertas dio el paso a la Fórmula 3 Británica, los primeros dos años como piloto titular Räikkönen Robertson Racing, donde obtuvo dos podios en 2009, y cuatro podios en 2010. Y en 2011 pasó a ser piloto titular del equipo Carlin, allí obtuvo en 2011 el tercer lugar. “Lograr escalar y luchar para destacarse es un gran logro.
 
El puesto en el que está Huertas lo envidiarían muchos en el mundo. Lo que está haciendo él y lo que están haciendo los demás pilotos colombianos es una verraquera.”, dice Germán Mejía Pinto, periodista deportivo y uno de los que votó en la “Noche de los mejores”.
Técnicamente Huertas es un piloto bien formado, es talentoso, y su formación respetó los pasos de la escalera. “Sin embargo, aunque se destaca, no ha logrado la brillantez que lo haga resaltar sobre los demás.”, dice Mejía Pinto.
 
El futuro está atado a la consecución de un buen asiento (el piloto es quien lo paga; la butaca vale plata) y a los resultados. Además, cada vez que los muchachos cambian de categoría, se encuentran rodeados de un ambiente técnico y tecnológico superior al anterior, así como de las exigencias. Eso dispara el talento, lo aquieta o lo duerman. Por eso, allí, en el alto rendimiento del deporte, los que están más armados y mejor preparados logran sacar más provecho. Crédito abierto, pues, para él y el resto de la camada. ¡Y mucha suerte!
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.