05 febrero 2013

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

“Boyacá Chicó es una dictadura”

ENTREVISTAJhonny Ramírez, protagonista del litigio entre Millonarios y el equipo de Eduardo Pimentel, dio su versión a Semana.com.

“Boyacá Chicó es una dictadura”. "Pienso que Pimentel quiere recibir un beneficio y la única forma de recibirlo es si enfoca la pelea con Millonarios", dijo el jugador.

"Pienso que Pimentel quiere recibir un beneficio y la única forma de recibirlo es si enfoca la pelea con Millonarios", dijo el jugador.

Hace muy pocas semanas Jhonny Ramírez tocó el cielo cuando se coronó campeón del fútbol profesional colombiano con Millonarios, equipo en el que quería seguir en la presente temporada. Sin embargo, de un día para otro se vio envuelto en un infierno por un agrio litigio entre el equipo albiazul y el Boyacá Chicó, que preside Eduardo Pimentel.

Hasta ahora, el talentoso jugador había preferido mantenerse al margen de la disputa. Sin embargo, decidió romper su silencio en esta entrevista exclusiva con Semana.com. En la charla revela que aún no ha podido resolver su situación legal con Boyacá Chicó, equipo que afirma que el jugador le pertenece hasta diciembre de 2013. Él dice que eso no es cierto y deja en claro su desafecto por esa organización deportiva. Advierte, por ejemplo, que allá se vive una “auténtica dictadura”. 

Semana.com: ¿En qué va el tema de su contrato?

Jhonny Ramírez: Firmé el 7 de enero de 2013 con Millonarios, ellos me inscribieron ante la Dimayor. Estoy esperando debutar después de recuperarme de una lesión. 

Semana.com: Se conoció la existencia de dos contratos suyos firmados con Chicó ¿Qué fue lo que ocurrió?

J. R.: No sabe uno qué pensar, primero porque en los años que estuve en Boyacá yo firmé contrato pero nunca me entregaron la copia que le tiene que dar al empleado. Cuando fui a reclamar no me dieron ninguna razón y luego en Dimayor tampoco encontré una respuesta. En Coldeportes me dieron copia del contrato que tiene vigencia hasta diciembre del 2012 y con este le muestro la realidad a Millos, pero después de que me dicen que aparece uno nuevo. Eso no es normal. En lo personal creo que ellos (Coldeportes) me dieron el primero porque era el único que existía, de ahí en adelante no sé qué habrá ocurrido.

Semana.com: ¿Es cierto que el Chicó no pagaba a tiempo algunas cosas como la salud de los jugadores?

 J. R.: De entrada, sabía que los pagos de los salarios eran irregulares, pero luego por unas molestias estomacales me tocó pagar una colonoscopia y una endoscopia por mi cuenta. Ahí me percaté de que ni siquiera los pagos de la EPS estaban haciéndose.

Semana.com: ¿Y entonces qué hizo? 

J. R.: Le reclamé al club, pero nunca recibí el pago, incluso el club solo responde por ello si la situación que sufrió el jugador fue extremadamente grave.

Semana.com: ¿Dentro de las distintas causales de renuncia al Chicó cuál fue la que más lo afectó?

J. R.: Me dio mucha rabia lo de la Ley María cuando nació mi hija. En ningún momento recibí el dinero al que tenía derecho porque por las demoras en los pagos del equipo no tenía las semanas cotizadas para acceder al beneficio, de hecho todavía estoy peleando por eso.  

Semana.com: Dado que el 15 de noviembre fue su renuncia y que el nuevo contrato con Millonarios es del 7 de enero de este año ¿Quién está pagando la recuperación de su lesión? 

 J. R.: Tenía una molestia y el tratamiento me lo hizo y lo pagó Millonarios, por medio del médico de la institución. Esa intervención fue el 19 de diciembre.

Semana.com: ¿Cree usted que cederle sus derechos al Boyacá Chicó, específicamente a Eduardo Pimentel en 2008  fue un error?

J. R.: En ese momento no, yo pensé que era lo mejor. Llegué al Boyacá muy necesitado, pero con el pasar del tiempo y con las injusticias que se veían yo me quería salir.

Semana.com: ¿Qué injusticias?

J. R.: Por ejemplo, usted está en vacaciones y no se las pagan sabiendo que tiene un contrato. Además, allá uno no podía expresar ni decir lo que quería. Si uno quería vincularse a la asociación de futbolistas no podía porque tenía problemas con Pimentel. Allá es una dictadura donde nadie puede hacer ni decir nada. Incluso, si algún compañero pasaba por un mal momento futbolístico le bajaba el sueldo como mecanismo de presión.

Semana.com: ¿Por qué cree que surgió todo este problema? 

J. R.: Pienso que Pimentel quiere recibir un beneficio y la única forma de recibirlo es si enfoca la pelea con Millonarios, porque si la enfoca conmigo la pierde porque tengo todas las pruebas de lo que digo.

PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad