Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/9/2014 12:00:00 AM

El día más triste de Brasil

Gustavo Gómez retrata el drama de los brasileros tras su histórica derrota 7 - 1.

El periodista de Gustavo Gómez, quien ha cubierto el mundial de Brasil desde su inicio, hace una radiografía de lo que muchos llaman un día trágico en ese país tras la derrota 7-1 que le propinó Alemania el pasado martes. Semana.com presenta el texto completo, que fue publicado originalmente este miércoles en su espacio Hoy por Hoy en Caracol Radio.

De todos los días tristes que ha tenido el fútbol de Brasil, ayer fue el más triste. Y nada es más triste que el día más triste. Y en un país donde el fútbol no es juego sino religión, espíritu, columna vertebral y aliento nacional, el día más triste del fútbol es el día más terrible, devastador, apabullante, demoledor e insoportable de todos.

Brasil es alegría. Desde su bandera, festiva, verde y amarilla, hasta el más insignificante de sus detalles, este país es felicidad, este país es asiento de todo lo exultante, de todo lo grato, de todo lo animado y de todo lo feliz. Y cuando un país que es la dicha más grande del continente está triste, de alguna forma todos lo acompañamos en su duelo, haciendo de nuestra tristeza un bálsamo para aquellos que experimentan la derrota combinada con la humillación en su propia casa.

El viernes pasado, en terrenos de cancha brasileña y frente al equipo de aquí, fue nuestro momento de tristeza, propiciado por un árbitro descaradamente recostado en los intereses de los anfitriones. Ayer, casi sin dar crédito a lo que veíamos, la Providencia nos demostró que no se necesitan meses, años o décadas para que la justicia del cielo baje a la tierra; que un solo fin de semana y un par de días extra son suficiente para que una acción oscura tenga una reacción resplandeciente en auxilio de los atropellados, de los ofendidos, de los asaltados en sus derechos. 

Ayer en la tarde Brasil, con esa petulancia a ritmo de samba de la que hablaba hace unos días Félix de Bedout, descubrió algo terrible: que el toque-toque, que el baile, que la cadencia podía encontrarse con su propia decadencia. La misma selección brasileña que había sacado pecho con una victoria de postín, confirmaba que los dueños del movimiento eran un puñado de alemanes. Alemanes dando lecciones de baile y ritmo a Brasil. El juicio final, la hecatombe, el holocausto, el apocalipsis, la debacle, el fin de los tiempos, el abismo, el infierno o, para decirlo en un término que ni brasileños ni alemanes podrían digerir, el acabose les llegó a los brasileños.

Acabose Brasil ayer, derrumbose su fútbol, destruyose su juego, debilitose su estrategia, finiquitose su esperanza… puedo seguir tentando el idioma y usar los giros más arrevesados de nuestra lengua, pero creo que todos entendemos que ayer fue el fin de un mito, el cierre de una ilusión y el comienzo de una tragedia nacional que pasó de maracanazo, hace 64 años, a inexplicable mineirazo que teñirá de vergüenza a muchas generaciones. Derrotados nos fuimos los colombianos triunfantes; triunfantes se quedaron los brasileños derrotados.

Ayer Brasil, el país del fútbol, se hundió en su propio dolor, lloró para adentro y sufrió lo inconfesable en un partido que nuevamente ha partido su historia deportiva. Millones de voces en el mundo le recordaron al jacarandoso Brasil del viernes en Fortaleza que no hay tradición que garantice el triunfo, que nadie está blindado a la derrota y que todo clímax mal merecido termina siendo compensado por las leyes de la vida con dolor y fracaso.

Ayer Brasil del ayer sintió pena por el Brasil de hoy. Ayer Brasil se sirvió lágrimas antes irse a la cama. Ayer Brasil probó la miseria que deja en el fondo del plato la mediocridad. Ayer Brasil se entregó de rodillas al verdugo europeo. Ayer Brasil desdijo a Brasil. Ayer Brasil dejó de ser Brasil. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.