Martes, 17 de enero de 2017

| 1988/08/08 00:00

BUEN VIENTO Y...

Al finalizar la primera semana, con un buen desempeño en las contra reloj, Herrera y Parra son candidatos firmes para ganar el Tour 88.

BUEN VIENTO Y...

Hace apenas unos días nadie lo hubiera creído. Decir que un colombiano podía ganar puestos en una contra-reloj plana habría sido una afirmación rondando el delirio. No obstante, las cosas del ciclismo son así y contra todas las expectativas y pronósticos, los dos capos colombianos del pedal, Luis Herrera y Fabio Parra, acabaron ganándose más de 70 puestos en la clasificación general al término de la etapa del viernes pasado en el Tour de Francia, corrida entre las localidades de Lievin y Wasqehal, a pocos kilómetros de la frontera con Bélgica.

Ese hecho marcó la primera semana del Tour y puede ser definitivo en el resultado final de la carrera que se acaba el próximo 24 de julio. Al cabo de los primeros cinco días de terreno plano, los principales escaladores, incluidos los colombianos, le habían cedido poco tiempo a los grandes favoritos de la prueba, el francés Jean Francois Bernard y el irlandés Sean Kelly.
El éxito relativo se consiguió--por increíble que parezca--en las pruebas contra-reloj. El mismo día del comienzo oficial de la carrera, el 4 de julio, tanto el equipo Kelme, en el cual milita Parra, como el de Café de Colombia, se desempeñaron bien en la contra-reloj por equipos corrida sobre 40 kilómetros en cercanías de Nantes, al occidente de Francia. Para sorpresa general los colombianos cedieron dos minutos escasos, comprobando que algo han aprendido en pruebas de este tipo.

No obstante, nada se comparó con los comentarios al cabo de la etapa del viernes pasado. Gracias en buena parte a la ayuda del dios Eolo--el viento--tanto Herrera como Parra pudieron limitar al mínimo la pérdida de tiempo con especialistas como Jean F. Bernard y Charly Mottet. El desempeño de los colombianos fue tan destacado que incluso Herrera derroto a favoritos como Breukink, Kelly, Fignon, Zimmerman y Hampsten. En comparación, varios recordaron la debacle de hace un año, cuando en una etapa similar el ciclista colombiano perdió más de nueve minutos. Esa nota favorable no quiere de cir, claró está, que a los colombiano~ todo les hubiera salido bien durante la primera semana del Tour. Al igual que en otros años, varios de los ciclistas nacionales fueron víctimas del viento, de los cortes en el pelotón y de las caidas. Fue en una de éstas que Henry Cárdenas de Café de Colombia se hirió una pierna, debiendo retirarse al día siguiente.

A los "capos" tampoco les fue mejor. El miércoles pasado, 15 kilómetros antes de llegar a la población de Evreux, Fabio Parra se golpeó fuertemente en la cabeza, afortunadamente sin mayores consecuencias.
"Me duele todo", le dijo el corredor colombiano al enviado especial de SEMANA.

Las dolencias, no obstante, se alcanzaron a olvidar un tanto después de la etapa del viernes. En opinión de los conocedores, la diferencia de Herrera con Bernard--unos dos minutos-es realmente muy baja y aumenta sustancialmente las posibilidades del colombiano para esta semana cuando empiezan a disputarse las etapas de montaña. En declaraciones concedidas el jueves pasado, el ciclista de Fusagasugá había dicho que su presupuesto era el de perder cuatro minutos en la contra-reloj. Al rebajar ese cálculo a 30 segundos (con Mottet y Bernard) es evidente que las acciones del colombiano cerraron la semana en su precio más alto en mucho tiempo.

Tal circunstancia se produjo, curiosamente, un día despues de que los principales escaladores (Herrera, Parra, Delgado, Hampsten y Zimmerman) fueran victimas de un corte en el pelotón que los retrasó casi un minuto frente a gente destacada como Kelly, Bernard y Mottet. Ironicamente, ese hecho acabo siendo favorable.
Al quedar más atrás en la clasificación general al cierre de la etapa del jueves, Herrera y Parra debieron salir en la contra-reloj con el grupo intermedio sobre las 12 del día. Gracias a eso los ciclistas colombianos evitaron el viento que comenzó a soplar en las horas de la tarde y que obligó a los últimos corredores a rodar en circunstancias menos favorables. Obviamente, eso no quiere decir que el éxito alcanzado por los líderes de Kelme y de Café de Colombia se deba exclusivamente a los elementos. Aun los franceses--reacios a reconocer las calidades de los colombianos--han afirmado que la mejoría de estos en el terreno plano es evidente. En una entrevista publicada la semana pasada, Charly Mottet se declaró sorprendido por la seguridad de Herrera en el pelotón y la aparente tranquilidad cor que se desenvuelve en el plano. "Me está comenzando a preocupar" dijo el corredor del System U.

La combinación de todos esos factores dejó a los colombianos--sobre el papel--en su mejor posición relativa en todas sus participaciones en e Tour, antes del comienzo de la montaña. Asumiendo que las diferencia al término de la etapa del viernes se van a mantener, tanto Herrera como Parra se encuentran en una muy buena posición para recuperar tiempo de los Alpes, a partir de este miércoles. Claro que la mejor oportunidad se va a presentar este jueves cuando se dispute la etapa entre Morzine y L'Alpe D'Huez, sobre 227 kilómetros. En ésta, los ciclistas deberán sortear un premio de montaña de primera categoría en el kilómetro 135 y dos fuera de categoría, incluyendo la llegada de la prueba. Si las cosas salen tal como están previstas, los más probable es que Parra y Herrera se ubiquen entre los 10 primeros de la clasificación general.

Qué tan arriba, es cosa que se empezará a definir en los días siguientes.
Los dos "capos" colombianos parecen estar en buenas condiciones, pero hay que tener en cuenta que de estar en la pelea, a vestirse de amarillo, hay una buena distancia. Los otros escaladores salieron tan beneficiados como los colombianos al cabo de la contra-reloj del viernes, y las posibilidades de Hampsten, Delgado o Zimmerman aparecen intactas.

En el intermedio, los franceses confían en que uno de los suyos será el ganador final. Las primeras etapas de la prueba dejaron en evidencia que Laurent Fignon no se encuentra en buenas condiciones y que sólo Bernard y Mottet pueden sacar la cara por el país galo. Claro que eso sucederá si los dejan. En este Tour de Francia nadie puede aún cantar victoria. --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.