Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/26/1989 12:00:00 AM

CAFE EXPRESO

En la primera semana del Giro, los colombianos pasan el examen.

No es la primera vez que un equipo colombiano va al Giro de Italia, pero sí es la primera en la que existen posibilidades reales de triunfo. En efecto, en la presente edición se conjugan dos aspectos claves que favorecen a Colombia: una buena dosis de montaña y la presencia de Luis Herrera. Así, el colombiano entró en la baraja de favoritos días antes de partir el Giro, y a medida que pasan las etapas sus acciones suben de precio.
En años anteriores se habían enviado equipos colombianos a esta carrera, pero su participación estaba dirigida más a buscar una forma óptima para encarar el Tour de Francia, que a pelear en sí la ronda italiana. Además,la carrera estaba diseñada básicamente para rodadores y la montaña no era el plato fuerte. Esta característica marcó al Giro en los últimos 10 años especialmente porque en Italia no volvieron a salir escaladores de talla internacional, sus corredores son básicamente pasistas y con esos trazados se esperaba favorecerlos. Por eso, el Giro comenzó a perder prestigio y fue superado en importancia por la Vuelta a España. Una de las razones que llevaron a que se modificara el trazado en la presente edición fue la de recuperar su importancia y la de contar con la presencia de los escaladores colombianos, imprescindibles ya en las competencias europeas.
Lucho Herrera hizo creer que llegaba a Italia en plan de preparación, pero en la segunda etapa dio el primer campanazo de alerta. En una fracción que terminaba en un ascenso no muy fuerte, arribó a la meta en el segundo lugar y le sacó segundos importantes a favoritos como Laurent Fignon, Urs Zimmermann y Stephen Roche. Vino luego una etapa contra reloj por equipos, tradicional dolor de cabeza para los escarabajos, pero el tiempo que se perdió frente a los grandes fue mínimo, gracias al trabajo de los rodadores europeos que contrató el Café de Colombia precisamente para afrontar estos tramos.
Los dirigidos por Rafael Antonio Niño sólo perdieron 1:32 minutos frente al equipo Atiostea, ganador del tramo, y superaron a equipos peligrosos como el Caja Rural, el Hitachi, el Seur y el 7-Eleven, donde corre Andrew Hampsten, ganador del Giro el año anterior.
El temor de los extranjeros frente a lo que pueda hacer Herrera es mayor si se tiene en cuenta que, en la segunda etapa, no ganó por un desperfecto mecánico y que las cuestas más duras están por venir. De otro lado, aunque no se duda de las capacidades del escarabajo para el ascenso, no se sabe cuáles son sus reales condiciones, su preparación para afrontar una carrera tan dura, y algunos opinan que los casi 1 mil kilómetros que deberán recorrer los ciclistas pueden hacer mella en el físico del "Jardinerito".
Otro punto que puede jugar en contra de Herrera consiste en la falta de otros colombianos que le den una mano en el ascenso. Lo del terreno llano está controlado con los pasistas europeos, pero con el retiro de Juan Carlos Arias,tras una caída, Lucho perdió a uno de sus hombres claves para el ascenso. Si se tiene en cuenta que Samuel Cabrera no está pasando por el mejor momento, sólo le queda Henry Cárdenas para tratar de imponer un ritmo fuerte en las subidas y romper las piernas de los contrarios para facilitar los ataques del capo de escuadra.
Pero todavía no hay nada escrito. En 1987, cuando ganó la Vuelta a España, nadie daba un peso por Herrera y todos se sorprendieron por la manera como defendió el liderato, prácticamente sin un equipo fuerte que lo respaldara. La montaña definirá el Giro, y cuando de montaña se trata, Herrera siempre está al frente. Lo cierto es que los colombianos le han dado una nueva dimensión al Giro, y los italianos ven en Herrera al posible sucesor del legendario Fausto Coppi, el último gran escalador italiano. De otra parte, si Herrera se llega a poner la "malla rosa" de líder, hará hasta lo imposible para no perderla, sin importar que tenga que buscar cualquier tipo de alianza, como las que hizo el "Perico" Delgado con Ivanov en la pasada Vuelta a España.





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.