Sábado, 21 de enero de 2017

| 2016/09/10 22:13

"El triunfo está dedicado a mi entrenador y mis padres"

Con sólo 16 años Carlos Serrano se convirtió en el segundo colombiano en conquistar una medalla de oro en los Juegos Paralímpicos. Semana.com habló con el santandereano sobre su nuevo triunfo.

"El triunfo está dedicado a mi entrenador y mis padres" Foto: Moda-Fashion-Photography-Portrait-Documentary-Documental

El palmarés de Carlos Serrano ya acumula más medallas y logros que los años que este satandereano lleva dedicado a la natación. A Río de Janeiro llegó con sed de triunfo. Desde la primera jornada, en la prueba de 50 metros libres-S7 de los Juegos Paralímpicos, Serrano mostró de qué estaba hecho.

Le dio a Colombia una medalla de bronce olímpica. Y, como si fuera poco, menos de 24 horas después, se colgó una segunda presea. Se subió al podio. Entonó el himno. Había conquistado la medalla de oro en los 100 metros pecho.

Le puede interesar: Daniel Serrano hace historia en los Paralímpicos 2016

Pasaron más de tres décadas para que el país repitiera triunfo. Pedro Mejía había abierto las puertas de la historia en Anthen 1980, pero desde entonces nadie más había vuelto a cruzar.

Carlos Serrano tiene 16 años y empezó a trazar su destino hace cuatro, cuando su entrenador vacacional consiguió convencerlo del "potencial" que tenía para la natación. 

En 2015 ganó la prueba de pecho en el Campeonato Mundial de Escocia y, ese mismo año, fue el abanderado de la delegación nacional en los Parapanamericanos de Toronto, donde consiguió cinco medallas de oro.

La victoria de este sábado se suma a lista de reconocimientos que ha conquistado. "Este es uno de los máximos triunfos a los que pueda llegar como nadador profesional", le dijo a Semana.com

Agregó: "Fueron momentos muy felices. Estuve muy contento. El triunfo está dedicado a mi entrenador y mis padres".

Para este joven oriundo de Bucaramanga, diagnosticado con acondroplasia, no hay agüeros que valgan más que salir y entregarlo todo en el agua. "Todos apoyan a los deportistas. Me siento muy orgulloso de ser uno de ellos, de representar a Colombia", dijo.

Aunque la siguiente meta es "luchar para seguir mejorando", Serrano aún tiene algunas tareas pendientes antes de entregarle todos sus esfuerzos al deporte que lo tiene soñando: terminar sus estudios de secundaria.

Como parte del entrenamiento para viajar a Río de Janeiro, interrumpió su grado Once. Sin embargo, tres récords mundiales, una medalla de oro y el reconocimiento como mejor atleta paralímpico del mundo hacen que su paso por el colegio no sea el mismo que el de cualquier joven de su edad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.