Jueves, 19 de enero de 2017

| 2016/05/27 21:27

Real Madrid y Atlético de Madrid: lo que se juega en la Champions

Los dos equipos españoles protagonizarán un duelo que paralizará al mundo del fútbol este sábado. Se define el trono del fútbol europeo. James, la cuota colombiana.

15 millones de euros esperan al equipo que grite victoria en San Siro de Milán. Foto: Archivo particular

En una esquina, el máximo campeón de la Champions League que busca su undécima ‘orejona’, el equipo de las estrellas, el del triple balón de oro Cristiano Ronaldo, el de los fichajes ‘galácticos’,  con su prestigio en juego y sus directivas pendiendo de un hilo; y en la otra esquina, el retador, la persistencia encarnada por el luchador Diego Simeone, el gladiador que en menos de un lustro puso a temblar hasta el más temido de los colosos de siempre. Que empiece la función.

El campeón no solo se echará el trofeo más anhelado por todos los clubes de Europa, y por los jugadores de todo el mundo. El último festín de la temporada. 15 millones de euros esperan al equipo que grite victoria en San Siro de Milán. El perdedor podrá irse frustrado, y los 10,5 millones de euros que le corresponderán de la tajada suponen un jugoso botín, pero no pasa de ser un premio de consolación. La gloria está más en el título que en los euros.

Unos 81.000 espectadores vivirán el desenlace de un duelo esperado. Las tribunas del estadio, donde en 1990 Freddy Rincón le empató a Alemania, estarán divididas, blanco de un lado, rojiblanco del otro. A pocas horas del pitazo inicial, las poquísimas entradas están en manos de la reventa, que no las suelta por menos de 1.000 euros.

Y es que será nada menos que el segundo capítulo de la batalla madrileña que sacó chispas hace apenas un par de años en Lisboa, cuando el Madrid se coronó campeón con un 4-1 impensado faltando un minuto del tiempo reglamentario. Revancha la ha denominado todo el planeta futbolístico, los protagonistas, en cambio, la ven como una final aparte.

Dos panoramas opuestos se ciernen sobre el Madrid y el Atlético, los mejores equipos europeos de este año en las cifras, aunque no necesariamente en su juego. El destino se debate entre la gloria y la revancha. ¿Para quién serán los honores?

La salvación para el Madrid

Cinco semifinales seguidas en Champions, dos finales en medio, y todo en solo cinco años, no son suficientes para un club de la grandeza histórica del Real Madrid, catalogado por la FIFA como el mejor del siglo XX. Sus directivas saben bien que las únicas credenciales que perduran en la memoria son los títulos. Y en un año en que la liga se les escapó por un punto, que fueron sacados de la copa por un error ingenuo, la Champions es el último aliento que le queda a la ‘casa blanca’ para respirar tranquilamente.

La responsabilidad de no quedar en ceros en la temporada recae esta vez en Zinedine Zidane. El astro francés pudo recuperar la buena senda del juego efectivo y vistoso que el club había perdido a principios de temporada. De hecho, la estadística muestra que, desde su llegada, el conjunto merengue fue el que más sumó puntos en la Liga española.

Cristiano Ronaldo es el otro gran abanderado de un equipo que carga a cuestas con la presión de la gloria. Perder representaría muchas cosas: la estocada final a la cuestionada administración de Florentino Pérez, la tragedia de tener una nómina plagada de estrellas y no sumar ni un título en el año, y la humillación de ser derrotados por el rival de patio, ese al que históricamente han mirado por encima del hombro.

Volviendo a Cristiano, el portugués se jugará en San Siro su propio duelo individual ante la historia. Luego de marcar en las finales del 2008 y del 2014, podría convertirse en el primer jugador que convierte gol en tres finales de Champions League. Además, entraría al selecto club de los que se han adjudicado tres ‘orejonas’, en el que está su archirrival Lionel Messi, Samuel Eto’o, Clarence Seedorf, Andrés Iniesta y otros más.  Y como si fuera poco, el portugués también tiene la oportunidad de superar su propio record de 17 goles en competencias europeos. Está a solo un gol de igualarlo.

Un colombiano, James Rodríguez, hará parte de la cita. Podría convertirse, después de Iván Ramiro Córdoba (Inter de Milán, 2010), en el segundo futbolista nacional en ganar este título. Si este duelo lo hubiera pillado un año antes, sería uno de los inicialistas en el campo. Pero su temporada no fue buena y deberá ver el juego desde el banco, a la espera de minutos para su consagración.

La revancha del ‘Cholo’

Hace dos años, Diego Pablo Simeone se despedía del Estadio Da Luz de Lisboa con una de las imágenes más tristes de su carrera como entrenador. El argentino perdió los estribos y se lanzó al césped visiblemente alterado, se manoteó con jugadores del Real Madrid y tuvo que ser escoltado por su séquito hacia los camerinos. Era la estampa de la frustración. No estuvo presente cuando su equipo se rindió mientras el adversario celebraba la gesta europea. Esa noche, el ‘Cholo’ perdía la final de su vida, sin imaginarse que muy pronto el destino le daría la oportunidad del desquite.

“El partido no merece una lágrima, porque cuando uno deja todo, como lo han dejado, no tiene qué reprocharse”, respondería en la conferencia de prensa posterior.

Por esos tiempos, el Leicester ni se asomaba en los tabloides europeos. El ‘Cholo’ era a todas luces la sensación del fútbol. Su modesto Atlético de Madrid tumbaba uno por uno los colosos del viejo continente con un juego que personificaba la personalidad misma del argentino: tenacidad, sacrificio, entrega. Su camino a la final de Lisboa emocionó tanto que hinchas de otras latitudes se tiñeron de rojiblanco por soñar que el humilde David podría lograr la hazaña de vencer al poderoso Goliat. Pero el fútbol, esta vez, no escribió la épica. La epopeya del Cholismo quedaría en deuda con la historia, aunque solo se tendría que esperar dos años para volver a soñar con ella.

Puede que el mayor tesoro para Simeone se encuentre en la revancha. Aunque sus jugadores han dicho a la prensa que prefieren no recordar la final de Lisboa, el fantasma inevitablemente los persigue hasta Milán. Pero la estadística dice que el Real Madrid nunca ha ganado en San Siro, y la cábala señala que quien ha vencido a Guardiola (cosa que hizo el ‘Cholo’ en semifinales) siempre se ha adjudicado la ‘Orejona’. ¿Supondrán estas conjeturas la anhelada fiesta del ‘Cholo’? Está por verse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.