Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/21/2014 12:00:00 AM

¿Debería un violador representar a un país en la cancha?

Ched Evans, de la Selección de Gales y el Sheffield United, estuvo en la cárcel por violar a una joven de 19 años en el 2011.

;
BBC
El club de la segunda división de fútbol inglés había pagado casi US$5 millones por él y su salario supuestamente era de más de US$30.000 a la semana.

Luego de ser encontrado culpable y condenado a cinco años de cárcel en el 2012, este viernes fue puesto en libertad, dos años y medio antes de completar su pena.

La posibilidad de que Evans, de 25 años de edad, retorne a la cancha de fútbol desató una polémica que aún no cesa y que desborda las fronteras deportivas.

En su nativa Gales, el columnista David James de WalesOnline.co.uk escribió el artículo que comparte a continuación, en el que ilustra el dilema que alimenta el acalorado debate.

¡¡¡¡Gooooooooooooooooooooooooooool!!!!

Imagínense la escena.

Un estadio repleto de fanáticos se levanta para saludar a un héroe.

En todo el país, en las salas de las casas, en los bares y restaurantes, la gente salta de sus asientos en el momento en el que la pelota se choca con la red.

Un jugador que viste la camiseta del color nacional corre con los brazos estirados, rugiendo de alegría, en dirección a los hinchas locales y se desliza sobre sus rodillas, rodeado por sus alborozados compañeros de equipo.

Imagínense cómo se sienten.

¿Orgullosos? ¿Felices? ¿Triunfantes?

Imagínense que ese momento, ese gol maravilloso le aseguró a su equipo de fútbol nacional el primer torneo internacional desde la Copa Mundial de hace varias décadas.

Ahora imagínense que ese jugador es un violador convicto.

¿Cómo queda ese momento? ¿Deslucido para siempre?

¿Se siente incómodo aclamando como a un héroe a un hombre culpable de haber abusado sexualmente de una mujer borracha?

En ese momento, ¿se convierte la vergüenza de un hombre en la vergüenza del país que lo idolatra?

Ya pagó su deuda

Hay quienes dicen que el deporte debe ser solo deporte. Dicen que si un hombre (o una mujer) tiene la libertad de trabajar, debe tener la libertad de ganarse la vida aprovechando sus capacidades.

Dicen que si su talento es el deporte y es lo suficientemente bueno, debe tener la libertad de representar a su nación.

Una vez cumplió su pena, pagó su deuda con la sociedad, dicen.

Pero, ¿se sostiene realmente ese argumento? ¿Qué pasaría si el jugador fuera un pederasta?

¿Debe una nación acoger alegremente como un héroe a alguien sólo porque es bueno jugando fútbol, a pesar de ser un abusador de menores?

Incluso si es culpable de delitos menores, por los que ha servido sólo uno o dos años, ¿se sentiría bien vitoreando a alguien que buscó placer en imágenes de bebés indefensos que eran víctimas de abuso sexual, sólo porque juegan bien al fútbol?

¿O qué tal un asesino? ¿O alguien culpable de un asalto brutal que dejó a una persona vulnerable en coma?

Si no estamos de acuerdo con que un pederasta o un asesino sean aceptados como héroes nacionales, no importa cuán talentosos sean, entonces no se trata de que la gente sea libre de ganarse la vida aprovechando sus capacidades.

Este es un debate sobre qué tipo de crimen es aceptable que nuestros héroes cometan.

El fútbol es un lujo

El argumento de que si uno pagó su condena, ya pagó la deuda con la sociedad se desmorona desde otros puntos de vista también.

El fútbol no es una tuerca crucial en el engranaje de la sociedad.

Los técnicos informáticos son más importantes para el funcionamiento de la sociedad que la gente que patea balones de fútbol.

Sin celebraciones ni glamour, hacen que el mundo siga girando. El fútbol, no.

Pocos objetarán que Ched Evans o cualquier otro criminal que haya cumplido su pena se gane la vida arreglando computadoras.

En términos de nuestra sociedad, el fútbol es un lujo: existe no porque lo necesitamos, sino porque nos importa.

Los futbolistas no se ganan la vida solo por sus habilidades. Son íconos, estrellas que ganan dinero porque los apoyamos, porque los veneramos.

Esa es la diferencia entre ellos y los empleados cuyas vidas no dependen del apoyo y la adoración del público.

Si nosotros decimos que una estrella de fútbol o una celebridad hizo algo tan horrible que no podemos seguir apoyándolos, entonces no pueden volver a hacer lo que hacían.

El que Ched Evans deba volver a jugar por Gales o Sheffield United no tiene nada que ver con él o sus derechos como ser humano: tiene todo que ver con si la gente quiere vitorear a un violador convicto.

La nación, el equipo, los hinchas, los promotores, el manager tienen que decidir.

Si lo dudan, pregúntense si un equipo volvería a contratar a alguien que abusó de un menor. No. Los hinchas y los promotores los abandonarían. La cuestión es cómo vemos a la violación como sociedad.

¿Es un crimen que puede descartarse como un error redimible que comente un joven o –como el asesinato y la pederastia– es uno de esos crímenes que ni siquiera el tiempo puede enmendar?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.