Martes, 17 de enero de 2017

| 2016/07/14 16:26

Después del caos: Froome, el único beneficiado

Los jueces del Tour de Francia decidieron devolverle la camiseta de líder al británico. La polémica decisión benefició al Sky y afectó seriamente a los rivales.

Después del caos: Froome, el único beneficiado Foto: AFP

Caótico. Así fue el final de la etapa 12 de un Tour de Francia que pasará a la historia del ciclismo. Y toda la responsabilidad es de los organizadores del recorrido. En el momento cumbre de la etapa, Chris Froome se quedó sin bicicleta por cuenta de un choque con una motocicleta de la transmisión televisiva. El británico perdió tiempo y el liderato, pero los jueces de la carrera decidieron otra cosa.

Hay que analizar lo ocurrido por partes. En primer término, hay que señalar que el accidente que afectó a Froome es un incidente de carrera. No es ni la primera ni la última vez que un ciclista en plena competencia choca contra una motocicleta que puede ser de la organización de la carrera o de las transmisiones por televisión.

El problema fue de seguridad. Una vez más, los aficionados se atravesaron en la carretera y eso se pudo haber prevenido por parte de la organización del Tour. Las imágenes muestran que el vehículo tuvo que frenar abruptamente y Richie Porte, que iba delante de Froome, no pudo frenar. El resto fue efecto dominó. El sábado, para no ir tan lejos, Froome tuvo que apartar a un aficionado colombiano de un golpe para prevenir la caída. Aun así, la organización no tomó las medidas necesarias.

De lo ocurrido hay varios antecedentes. La gloria del ciclismo colombiano Fabio Parra atacó en una subida y estaba por sentenciar a su favor la etapa. Pero chocó con una motoclicleta y perdió toda la ventaja. No sólo perdió la etapa, sino que salió de los diez primeros puestos de la clasificación general. Al propio Peter Sagan, en esta edición, le ocurrió algo similar a lo ocurrido este jueves y no hubo ningún tipo de modificación.

Lo que siguió fue controversia pura. Los jueces y la organización del Tour sabían que cualquier decisión que tomaran iba a despertar la indignación. No había forma de salir bien librados. Optaron por beneficiar a Chris Froome al dejar los mismos tiempos que llevaban a tres kilómetros de la meta, antes de que ocurriera el accidente.

Pero no fue la única decisión. Horas después los jueces realizar una reorganización y con esto, Nairo Quintana subió al tercer puesto de la general, a 52 segundos del líder Froome. Sin embargo, la decisión, aunque trató de ser salomónica, sólo ayudo a Froome y al poderoso Sky, que por circunstancias de carrera había quedado en sexto lugar originalmente.

Polémica por correr

La decisión fue reprobada por expertos en ciclismo. De acuerdo con el reglamento de la Unión Ciclística Internacional (UCI), los ciclistas no pueden realizar parte del recorrido por ningún otro medio que no sea la bicicleta. Froome recorrió al menos 150 metros al trote, algo que estaría prohibido. Sin embargo, como los jueces decidieron neutralizar los tiempos a tres kilómetros de la meta, la imagen del Froome corriendo desesperado fue una postal que afectó la carrera.

La segunda razón de la polémica es la restitución de los tiempos. Y el afectado no sólo fue Nairo Quintana, también los corredores que habían superado en la clasificación general a Chris Froome. La discusión es: si los accidentes hacen parte de la carrera, ¿por qué dar trato especial al ciclista británico y al equipo Sky?

Quienes defienden la decisión de los comisarios explican que la imprudencia de los aficionados perjudicó al corredor que venía mejor en la competencia. Y no les falta razón. En los últimos kilómetros Froome había superado con creces a Quintana, que tuvo un día difícil en una etapa que a la mañana lucía como favorable.

Los ciclistas se pronunciaron

Para completar la discusión, los propios competidores utilizaron las redes sociales para desahogarse. Tom Domoulin escribió en Twitter: “También perdimos tiempo por los espectadores, alrededor de 21 minutos, ¿tendremos una bonificiación?” El cuestionamiento fue para los organizadores de la carrera.



El ciclista Bauke Mollema, que se vio involucrado en la caída que sufrió Chris Froome, se mostró más molesto por las decisiones de los comisarios. Mollema sentenció: “¿Qué pasa? Parece que todos reciben bonos de tiempo. Me pregunto qué habría pasado si solo se caía uno?”



De fondo, el ciclista holandés puso el dedo en la llaga. Su cuestionamiento hace referencia a posibles preferencias hacia el equipo británico Sky, que es, hoy en día, el equipo más poderoso del mundo ciclístico.

La polémica está servida, pero la decisión es definitiva. Ya los equipos y los corredores están enfocados en la etapa 13, que es, nada más y nada menos, una contrarreloj en la que Chris Froome aparece como favorito. Lo cierto es que la etapa del 14 de julio de 2016 pasará a los libros históricos del Tour.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.