Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/04/01 22:41

Messi y Barcelona buscan la historia ante un Real Madrid que quiere resucitar

‘La Pulga’ quiere marcar su gol 500. El Barcelona podría igualar al Madrid en victorias entre ambos equipos. Duelo clave para Zidane.

Barcelona / Real Madrid. Foto: AFP

La épica rivalidad entre el Barcelona y el Real Madrid tendrá este sábado un nuevo capítulo que poco aportará en la definición de la Liga, prácticamente en manos del equipo catalán, que supera por 10 puntos a su eterno rival. Esta vez, una serie de particularidades estadísticas serán el plato fuerte de un partido que enfrentará por primera vez las estrategias de Luis Enrique y Zidane, el uno con el objetivo de sentenciar el campeonato, el otro con miras a reafirmar su trabajo y resucitar los ánimos.  
   
Y aunque el dispar momento de ambos equipos desluce un poco el encanto del ‘clásico’, el planeta fútbol sabe que un partido de este calibre siempre entrega emociones.

De manera que esta vez los ojos estarán puestos en los duelos individuales. Cristiano Ronaldo, Luis Suárez, Lionel Messi y Neymar, se enfrentan por partida cuádruple en lo que se ha convertido en la carrera por el goleador de la liga más interesante de los últimos años.

El astro portugués del Real Madrid va ganando por el momento la partida. ‘CR7’ acumula 28 goles en lo que va del campeonato. Su competidor más inmediato, con 26 dianas, es Luis Suárez, quien ha encontrado en ‘La Liga’ su consolidación definitiva como futbolista de élite mundial. Más abajo está Messi, quien aunque lleva 22 goles, viene en un ritmo arrasador desde que se recuperó de una lesión que lo alejó de las canchas por buena parte de la temporada. El argentino llevaba a principios de enero solo 6 goles, por lo que, con su impresionante despliegue en esta fase final de la temporada, aun representa una feroz competencia en la tabla de goleadores.

De hecho, otro atractivo clave de este ‘clásico’ corre por cuenta de ‘La Pulga’. De celebrar un grito de gol, podría marcar un nuevo hito estadístico en su ya vasto palmarés. Messi podría llegar a la cifra de 500 anotaciones oficiales en su carrera, inmiscuyéndose en una exclusiva lista en la que solo hay 25 nombres. Allí están Pelé, Romario, Puskas, Müller y, recientemente, logró colarse Cristiano Ronaldo.

Por otra parte, si gana el Barcelona se igualaría la serie de clásicos ganados frente a su archirrival histórico. El Real Madrid ha ganado 92 encuentros, mientras que el Barcelona 91. Se trata de una paridad que desde hace un buen tiempo persigue el Barcelona. En los últimos clásicos ha logrado reducir una distancia que parecía tener que demorarse mucho más hace unos 10 años, y este sábado podría empatarla finalmente.

El Real Madrid quiere revivir y James quiere reivindicarse

Ahora, por parte del Madrid, el encuentro representa más valor en el plano mental que en la estadística. De conseguir una victoria en un campo tan complicado como el patio de su archirrival por excelencia, los 3 puntos que se lleven no serían tan valiosos en la tabla como en las cabezas de los jugadores.

Los de Zidane están urgidos de recuperar la autoestima en los duelos importantes, muchos de los cuales han dejado escapar. Y es que no es un secreto que con la Liga prácticamente sentenciada y eliminados de la Copa del Rey, el objetivo Real del Madrid es llevarse la undécima Copa de Europa, para lo cual deben enfrentar a los pesos pesados del viejo continente. Un triunfo contra el Barcelona no solo ratificaría sus esperanzas, sino que le imprimiría miedo a sus futuros rivales.

La afición es otra que está en deuda, por lo que un triunfo acallaría muchas críticas y sin duda reanimaría un aspecto clave para el tramo final de la temporada.

En ese aspecto también entra James Rodríguez, silbado en sus últimos encuentros por la afición del Santiago Bernabeú. El cucuteño viene presentando actuaciones irregulares en el conjunto merengue, lo que le ha ganado muchos titulares en la prensa, que cuestiona si es o no apto para quedarse en la ‘casa blanca’.

Pero James, de quien incluso se ha rumorado que pueda cambiar de rumbos al final de la temporada, mostró un gran nivel en los dos partidos con la Selección Colombia. La afición blanca espera que muestre esas mismas ganas con el Real Madrid. En sus ´clásicos’ pasados, el cucuteño apenas se ha visto, por lo que, de jugar este sábado, tendría una nueva oportunidad de oro no solo para acallar las críticas recientes, sino para demostrar su valía en el escenario más representativo posible para una hinchada tan exigente como al del Real Madrid.

El de este sábado será el primer clásico de Zidane. El francés tiene la presión sobre sus hombros de que, si no saca un resultado positivo, sus planteamientos y estrategias sin duda serán las grandes cuestionadas. No obstante, el francés no se ha mostrado inquieto y hasta dijo que “dormiría tranquilo” en la víspera del que será su mayor reto desde que asumió el banquillo del Real Madrid.

El francés tiene un grato recuerdo de su última visita al Camp Nou. Hace justo 10 años anotó allí un gol que rompió 9 años sin triunfos blancos en el feudo azulgrana, y además le sirvió al equipo merengue para avanzar a la final de la Champions League en Glasgow, donde Zidane marcó el gol más memorable de su carrera.

No tan grato es un recuerdo más antiguo que comparte con el que será su rival este sábado. En el 2003, Zidane agredió a Luis Enrique (que militaba en ese entonces en el Barcelona) golpeándolo en la cara. Se trata de un antecedente que el mismo francés ha comentado y al que le ha restado importancia en recientes arremetidas de los medios.

Por último, el ‘clásico’ de este sábado será el escenario en que la hinchada blaugrana le rendirá un preparado tributo al mítico Johan Cruyff, fallecido la semana pasada. Se espera que antes del pitado inicial, las tribunas sorprendan con un mosaico digno del que muchos consideran como el gran responsable del estilo de juego del Barcelona actual.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.