Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/25/2016 6:47:00 PM

El sueño olímpico de la sub 23 sigue vivo, pero...

Colombia no pasó del empate a un gol como local ante su similar de Estados Unidos. El martes en Dallas se definirá quién clasificará a los Olímpicos de Río 2016.

Un gol de penalti, convertido por el capitán Juan Fernando Quintero, mantiene vivas las ilusiones de la selección Colombia sub 23 por clasificarse a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Fue convertido en el minuto 67 y sirvió para empatar el partido contra la selección de Estados Unidos, que vino a Barranquilla a defenderse, pero que estuvo a poco más de 25 minutos de llevarse un triunfo para su país. Con la igualdad a un tanto, el cupo a Río 2016 se resolverá el próximo martes en Dallas, Texas.

La sub 23, dirigida por Carlos Piscis Restrepo, no pudo sumarse a la euforia por el triunfo de la mayores, un día antes, en la altura de La Paz, en las eliminatorias al mundial de Rusia. Por el contrario, estuvo muy por debajo de las expectativas que se crearon a su alrededor, y en la cancha del Metropolitano de Barranquilla salvó un punto de un partido que se le enredó desde la primera etapa.

El cronómetro marcaba cinco minutos de juego y el arquero colombiano Cristian Bonilla tuvo que recoger la pelota adentro de su arco. Luis Gil, número 10 del equipo norteamericano, transformó en gol un contragolpe trepidante. Colombia era quien tenía la iniciativa, y quien merodeaba los predios del arquero Horvath. Pero en la primera incursión de Estados Unidos llegaron con tanta facilidad al área que en su primer remate al arco terminaron celebrando. Silencio en el Metropolitano.

Y las cosas no mejoraron. Colombia seguía manejando la pelota pero no le daba buen destino. Solo jugadas individuales, y uno que otro pelotazo, se convertían en la fórmula para tocar la puerta de Estados Unidos, cuyos defensas sabían resolver los problemas con facilidad. Pero cada vez que los norteamericanos querían atacar llegaban hasta las propias barbas de Bonilla. Incluso tuvieron dos ocasiones clarísimas para aumentar la ventaja. Milagrosamente la nerviosísima defensa colombiana no encajó más goles en contra.

La segunda parte tuvo el mismo guion. Con amor propio, más que con buen juego, Colombia buscaba la remontada. Quintero, a cuenta gotas, demostró su talento, y cada vez que el balón era tocado por sus botines había sensación de peligro. Encontró a un socio ideal, Rafael Santos Borré, figura del Deportivo Cali, y que llegó desde el banco para imponer mayor jerarquía a la delantera nacional, pues Andrés Rentería y Harold Preciado no solo anduvieron equivocados e imprecisos, y en el caso Rentería sumó tres opciones muy claras de gol que despilfarró a pocos metros del arco rival.

En el minuto 64 Santos Borré cabeceó en el área chica y empujó la pelota a la red. El Metropolitano gritó el gol pero en el salto se llevó la humanidad del arquero Cropper, quien había ingresado en el primer tiempo tras la lesión de Horvath. La acción fue anulada.

Un minuto antes, Estados Unidos había tenido la opción más clara de todo el partido. Otro veloz contraataque que dejó muy mal parada a la defensa colombiana. Nadie pudo impedir que los gringos llevaran el balón desde su área hasta el otro extremo del campo, donde Mouri disparó y el travesaño salvó las ilusiones de Colombia.

En el minuto 67 Santos Borré volvió a incursionar en el área y fue derribado por uno de los zagueros norteamericanos. El juez sancionó el penal pero amonestó al jugador colombiano que inexplicablemente se levantó a protestar. Quintero, con mucha serenidad, transformó la falta en gol.

Parecía que Colombia conseguiría la remontada. En el minuto 80 Santos Borré, entró al área y sacó un remate muy desviado, pero tenía todo para resolver con efectividad. El delantero, segundos después, caería lesionado pero Colombia ya había agotado las sustituciones. Allí se perdió la intensidad en el ataque y el partido terminó. Además el jugador del registro del Atlético Madrid, quedó descartado para el juego del martes.  

El empate no era el objetivo de los dirigidos por el Piscis Restrepo, pero tal como se desarrolló el partido por lo menos dejó viva a la Sub23. Sin embargo muchas preocupaciones deja la defensa, pues las escasas veces que Estados Unidos atacó, fue vulnerada con facilidad. La delantera también preocupa, sobre todo por su puntería equivocada.

Habrá tres días de trabajo, el próximo martes, en Dallas, Colombia y Estados Unidos se disputarán en una auténtica final la presencia en los Olímpicos de Río. El fútbol colombiano mantiene vivo el sueño olímpico, pero su desempeño en el juego de ida dejó muchos interrogantes.

Ficha técnica:

1. Colombia: Cristian Bonilla; Helibelton Palacios, Yerry Mina, Davinson Sánchez, Cristian Borja; Wilmar Barrios, José David Leudo (m.32, Jarlan Barrera), Andrés Rentería (m.61, Rafael Santos Borré), Andrés Felipe Roa (m.72, Juan Pablo Nieto), Juan Fernando Quintero y Harold Preciado.

Seleccionador: Carlos "Piscis" Restrepo.

1. Estados Unidos: Ethan Horvath (Cody Cropper 45‘); Matt Miazga, Tim Parker, Wil Trapp, Kellyn Perry-Acosta; Emerson Hyndman, Jordan Morris, Luis Gil (m.65, Fatai Alashe), Matt Polster; Mario Rodríguez (m.71, Jerome Kiesewetter) y Eric Miller.

Seleccionador: Andreas Herzog.

Goles: 0-1, m.5: Luis Gil. 1-1, m.67: Juan Fernando Quintero de penalti.

Árbitro: el turco Cüneyt Cakir amonestó a: Matt Miazga, Rafael Santos Borré, Kellyn Acosta y Cody Cropper.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.