Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/19/2014 12:00:00 AM

Colombia venció a Costa de Marfil 2-1

La selección supo, una vez más, anotar en momentos cruciales, y puso un pie en segunda ronda. Sus jovenes figuras anotaron, pero se sufrió.

La selección venció a un durísimo rival para conseguir los tres puntos. Si Japón no suma una victoria, Colombia estará en segunda ronda, muy probablemente de primero. Cuando el rival se vio abajo, hizo los cambios para empatar el partido, y puso a sufrir muchísimo a los de Pékerman con un bombardeo que tuvo al país en vilo.

Pero fue el golpe desde el banco de Pékerman, que envió a Juan Fernando Quintero al campo por Víctor Ibarbo, el que hizo la mayor diferencia. Con el mediocampista en cancha, Colombia se fue arriba después de que Cuadrado y James Rodríguez conectaran en el 64 para desequilibrar. Enorme cobro de esquina y gran cabezazo de James, que dejó atrás a marcadores de la talla de Drogba. Un verdadero crack, difícil esperar que con la cabeza haría tan bien, y también, la diferencia.

Pocos minutos después, el mismo James quitó una pelota clave en el medio, montó el contragolpe, sumó pase a Teo que espero el pique de Quintero, se la sirvió, y el jugador del Porto definió con categoría y frialdad abajo, y lejos del portero Barry, para poner el 2 a 0. Era todo fiesta.

Pero fue corta la tranquilidad. Gervinho por derecha hizo lucir mal a Zúñiga, también eludió el apoyo de Aguilar, se metió el área y clavó el balón en la red, era el 2 – 1 y la promesa de una batalla durísima, que dejó sin corazón a más de uno. Vino el embate de los elefantes, ya con Drogba, ya con Kalou, ya con Aurier, trataron, centraron, y la zaga rechazó, una y otra vez, a veces segura, a veces nerviosa. Yépes enorme (por más que un error suyo casi cuesta el empate), contagió del síndrome ganador al equipo que vio el reloj correr, que perdió la pelota pero que supo aguantar cuando caía el aguacero más fuerte.

El sufrimiento fue total, Costa de Marfil fue un rival de peso y espíritu, pero Colombia superó el escaño. "Muy feliz, el equipo llevaba 16 años sin vernir, feliz por la actuación", dijo Pékerman al final del partido. Toda Colombia está feliz por tener dignos representantes con un prudente y sabio técnico a la cabeza.





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.