Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1999/04/05 00:00

COMENZO EL CIRCO

La temporada de Fórmula 1 arrancó con los mismos favoritos del año pasado perocon <BR>Michael Schumacher y Ferrari jugándose su prestigio.

COMENZO EL CIRCO

El Gran Premio de Australia, disputado el domingo, marcó el inicio de una de las temporadas
de Fórmula 1 más interesantes de los últimos años. Esta primera carrera, de las 16 que conforman el
campeonato, sirvió paradejar en evidencia algo que no pocos habían vaticinado: la pelea por el título de las
escuderías tendrá a los mismos protagonistas del año anterior: McLaren y Ferrari.
A pesar de que las diferencias tecnológicas y económicas entre estos dos equipos y los demás del Gran
Circo, principalmente Williams, Bennetton y Jordan, se han acortado, la realidad es que aún siguen siendo
lo bastante grandes como para considerarlas una amenaza. La situación entre los dos opcionados también
ha variado con respecto al año anterior.
El Ferrari-Marlboro tiene la gran presión de que en esta temporada ajusta dos décadas desde cuando obtuvo
su último campeonato. Son conscientes de que los fanáticos no resistirían una nueva derrota y de que el
no obtener el título pondría a tambalear el prestigio de una escudería que representa la esencia misma de la
Fórmula 1. Por eso utilizaron el receso de temporada para preparar un auto que les permitiera, a diferencia
años anteriores, comenzar el campeonato sin desventajas con respecto a sus rivales. Y parecen haberlo
logrado con el F 399, un monoplaza que le permite a Michael Schumacher pelear en igualdad de
condiciones con el McLaren- Mercedes de Mika Hakkinen. Pero si el panorama con los autos parece haber
variado con los pilotos el asunto no es muy diferente.
A pesar de que David Coulthard sigue figurando como el segundo hombre de McLaren su papel no será el de
servir simplemente de ayudante a las aspiraciones de su compañero . La decisión de la escudería de dar un
tratamiento igual a sus dos pilotos cambia el panorama y hace prever que Coulthard no será sólo uno de los
protagonistas de la temporada sino que puede convertirse en el hombre que defina el título. Al no tener como
misión principal ayudar a Hakkinen, él será un rival en potencia para su compañero. Esa competencia puede
terminar beneficiando las aspiraciones de Michael Schumacher y Ferrari, ya que el alemán sí contará con la
ayuda de su camarada Eddie Irvine y seguirá siendo el mayor beneficiado de los gigantescos recursos de la
escudería italiana.
Muchos ven como poco probable que el campeón decida relegar la posibilidad de defender el título a cambio
de devolverle a su coequipero el favor de haber contribuido en la victoria del año pasado. Pero si esto llega a
ocurrir Couthard, que es un piloto hábil , será sin duda alguna un martirio para Ferrari.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.