Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2014 12:00:00 AM

¿Fracasó Pékerman con Argentina en 2006?

José Pékerman llegó al Mundial de Alemania a ganarlo. Los anfitriones terminaron sacándolo en cuartos y provocaron un enorme debate sobre qué culpa tuvo el técnico.

Cuenta el periodista deportivo argentino Fabián Godoy de DirecTv, que antes de llegar al Mundial de Alemania 2006, José Pékerman tenía 65 vídeos de cada uno de los rivales de Argentina. El estratega además se instaló en Europa, para estar en contacto permanente con la base de su selección. E incluso contrató a un químico, según le dijo uno de los colaboradores del entonces técnico, que “dentro de los parámetros permitidos por las normas del doping, se diseñó una bebida especial de color naranja, la llamábamos el jugo loco y era consumida como energizante luego de cada entrenamiento”.

Pues José Néstor iba con toda a Alemania. La Copa Mundo de 2006 parecía estar destinada a Argentina. Pékerman, después de haber ganado tres Mundiales sub-20, lo tenía todo para reclamar la corona. Conocía de memoria a su nómina, con 10 de los 23 seleccionados que ya habían estado bajo sus como juveniles. Había un trabajo serio, metódico, ordenado, sin improvisación y el talento de cracks como Javier Saviola, Hernán Crespo, Juan Román Riquelme, Carlos Tévez, Lionel Messi, Pablo Aimar. Un lujo.



Luego del fracaso de Marcelo Bielsa en Corea-Japón 2002 y el segundo puesto en la Copa América 2004, el pesimismo y el escepticismo de los hinchas argentinos era notorio. Pero los hinchas confiaban en Pékerman. Argentina terminó la eliminatoria de 2006 detrás de Brasil con los mismos 34 puntos, pero con seis goles menos. Se decía, con la tradicional modestia gaucha, que esta no solo era una buena selección, sino la mejor de la historia.

Como en otros Mundiales, el sorteo no fue benévolo con Argentina. Les tocó el grupo de la muerte con Holanda, Costa de Marfil y Serbia. En el primer partido Argentina sufrió contra Costa de Marfil pero al final ganó 2 a 1.

El segundo partido contra Serbia fue uno de sus mejores partidos en años y Argentina destrozó a los europeos con un contundente seis a cero. La prensa internacional quedó maravillada con el juego gaucho y entró a hacer parte de las favoritas. Un gol de Cambiasso que incluyó 25 toques de Argentina todavía está en la cabeza de los hinchas.



El partido de cierre de la fase de grupos de Argentina contra Holanda fue un juego por cumplir el calendario, con dos selecciones clasificadas.

En octavos Argentina se enfrentó a México, un equipo de altibajos que empezó ganando. Argentina empató y Pékerman se la jugó toda metiendo a Tévez y Messi para ayudarle a Riquelme en la mitad. La prensa albiceleste celebró los cambios del técnico: “la renovación dio resultado. Porque, sin la explosión de antes, la intención de desequilibrio estuvo. Aprovechó el aire de los que entraron y jugó más cerca del área rival que de la propia” relató el diario Clarín. Con un golazo de Maxi Rodríguez en tiempo extra, Argentina obtuvo el pase a cuartos de final.



El periodista Fabián Godoy relata que “después de ese duelo, el convencimiento de poder alzar el trofeo fue mayúsculo. En la intimidad, se creía fervientemente en la posibilidad de dar la vuelta olímpica tras varios años de frustraciones”.

Pero Alemania, el equipo anfitrión y la bestia negra de Argentina en Italia 90, se cruzó en el camino. Argentina en el minuto 49 rompió el empate con un gol de cabeza de Roberto Ayala. Pero rápidamente llegó la mala noticia.

Como recuerda Godoy: “los imponderables se apoderaron de la escena con un primer episodio negativo: la lesión del portero Roberto Abbondanzieri. Golpeado en la zona costal, una de las piezas más importantes del equipo, abandonaba el campo de juego con evidentes signos de dolor, a pesar, de que muchos, tiempo después, vincularon su salida a la falta de carácter. Un absurdo”.

Contra los locales Argentina aguantaba, aguantaba y Pékerman tomó una decisión, que al día de hoy todavía es polémica. En vez de meter a Lionel Messi, entonces un pibe de 19 años, que le hubiera dado tenencia de balón, se la jugó por Julio Cruz, un delantero espigado con el que esperaba contrarrestar la altura de los alemanes. Un hombre cercano a Pékerman contó que “José creía que de la única manera que nos podían empatar era por arriba, por eso decidió colocar a Cruz y no a Messi. Lamentablemente, al minuto de haber entrado, ellos nos hacen el gol, pero creo que la decisión fue la correcta”.

El gol Miroslav Klose mandó el partido a tiempo extra, aunque Argentina ya había perdido sicológicamente. Llegaron los penaltis, con un arquero suplente y sin ninguna información sobre los pateadores alemanes. El portero teutón Jens Lehman si la tenía clara. Le pasaron papelitos y sacó la mitad de los tiros.



Se acabó el Mundial, Argentina eliminada, Pékerman acribillado. Cuentan algunos testigos que Julio Grondona le dijo minutos después de la derrota ante el anfitrión lo siguiente: “José, hicimos un muy buen Mundial, cuando volvamos a Buenos Aires nos sentaremos a hablar de la renovación de contrato”. La respuesta del entrenador fue tajante: “Don Julio, acabo de contarle a la prensa que renuncio, me voy”.

Los días siguientes fueron un infierno. Algunos artículos hablaron de la “Cruz” que cargó Pékerman por su polémico cambio. Otros desmenuzaron sus pecados, como insistir en meter a Riquelme, cuando en el banco tenía a Messi, en alinear a Tévez y Crespo, dos atacantes que no se entendían.

Después de eso, Pékerman desapareció del fútbol gaucho. Se exiló en México, donde dirigió a Toluca en 2007-2008 y a los Tigres UANL en 2009. Y después a Colombia en 2012. Una verdadera travesía del desierto para alguien que entrenó equipos sin parar por más de 30 años.

Pero hoy muchos concuerdan que se fue asumiendo sus decisiones. Como escribió La Nación hace poco “partió con la frente bien alta, una calidad que no todos pueden exhibir, y hoy se extraña en el desvencijado fútbol argentino a un artesano tan dedicado y noble”.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.