Miércoles, 18 de enero de 2017

| 2006/06/25 00:00

Como en los viejos tiempos

Tras una intensa batalla de fútbol, codazos y zancadillas, Portugal sacó a relucir su fibra y sacó del mundial a los tibios holandeses. Inglaterra sigue jugando mal pero aún así le alcanzó para derrotar 1 a 0 a Ecuador. Mañana, Ucrania.Suiza e Italia-Australia

Como en los viejos tiempos

Culpa del àrbitro por no expulsar a Figo; de Van Basten por sentar a Van Nistelrooy y no llevar al mundial a un par de veteranos como Davids y Seedorf tan acostumbrados a librar grandes batallas; de Kuyt y Van Vommel por patear tan mal; de la inexperiencia de sus jugadores; de la mala suerte...

El hecho es que, una vez más, Portugal dejó a Holanda con las ganas de celebrar. Y lo hizo en el hasta ahora más emocionante partido de los octavos de final. De lo visto ayer y hoy, el único digno de la fase decisiva del campeonato.
El partido comenzó a jugarse con muy buen ritmo, con opciones de gol en ambas porterías. Holanda, por fin, comenzó a mostrar su jerarquía mientras que Portugal refrendaba su gran actuación ante México. Una jugadota colectiva que terminó con el golazo de Maniche puso en ventaja a Portugal. Holanda respondió con punzantes ataques pero lo que parecía encaminarse a un memorable partido, cuando terminaba el primer tiempo se volvió una batalla de patadas y codazos digna de aquellos lejanos mundiales de los 50 y los 60.

A pesar de las faltas, las lesiones y las discusiones, el partido mantuvo su emoción y al final Portugal, que en varios pasajes jugó con desventaja numérica, sacó a relucir el mayor oficio de sus veteranos y la gran inteligencia de su tñecnico, el brasileño Luis Felipe Scolari.

Mención aparte merece Figo, quien demostró que, además de ser un futbolista excelso, es el gran capitan que se echa al hombro a su equipo cuando las circunstancias le son adversas.

Lo de Holanda deja una reflexión. Juegan muy bien, dan espectáculo y animan torneos pero definitivamente jamás han vuelto a tener el fuego sagrado de los Cruyff, los Neeskens, los Krol, los Haan y los Van der Kerkhof, los que jugaron en las finales del mundo de 1974 y 1978.

En la mañana Inglaterra ganó sin convencer a una muy digna selección de Ecuador que se fue del Mundial con la rabia de saber que a esta Inglaterra se le puede ganar. Que ese cuento de que Inglaterra "tiene el mejor medio campo del mundo" es un mito que vaya uno a saber cuándo y quién se inventó. El único gol lo marcó Beckham, de tiro libre, muy similar al que él mismo le había marcado a Colombia en el Mundial de 1998.
Inglaterra sigue en carrera sin convencer a nadie. Si no mejora de manera visible su nivel, los portugueses, aún sin el suspendido Deco, no tendrán inconveniente en devolverlos a casa en cuartos de final.

Mañana, lunes festivo en Colombia, se enfrentan las oscuras selecciones de Ucrania y Suiza en un partido que puede llegar a ser muy intenso y entretenido mientras que Italia tendrá que vérselas con el temperamento y la gran capacidad de lucha de Australia. Parece pan comido para Italia, pero dependerá de cómo manejen los hilos del partido.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.