Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/1/2011 10:00:00 AM

Con la presión sobre el local, arranca en Argentina la Copa América

Desde este viernes doce selecciones, diez sudamericanas y dos invitadas, se enfrentarán por el título del torneo de fútbol más importante de América Latina.

;
BBC
A partir de este viernes, Argentina será anfitriona del torneo más importante de fútbol de América Latina: la Copa América, en la que competirán las diez principales selecciones nacionales de Sudamérica, más dos invitados: México y Costa Rica.
 
Es la primera vez desde 1987 que el segundo país más grande del continente es sede de este torneo. La Copa América es, casualmente, también el último trofeo que obtuvo el equipo celeste y blanco en competencias internacionales.
 
Ese logro, obtenido en 1993, fue seguido por una racha de casi dos décadas sin triunfos internacionales para el seleccionado de mayores.
 
Por eso, el equipo local -que abrirá el torneo jugando contra Bolivia este viernes- es el que más presión tiene para ganar.
 
Así lo admitió el propio entrenador argentino, Sergio Batista, el hombre designado en noviembre como reemplazante de Diego Armando Maradona.
 
"Estamos obligados a ganarla (la Copa América) y tenemos muchas ganas", admitió Batista a la prensa, aunque intentó aliviar la carga de su equipo advirtiendo que no sería "un fracaso" si no se logra ese objetivo.
 
En cambio, Carlos Tévez, uno de los jugadores más populares de Argentina, afirmó que sólo un triunfo en la final será aceptable.
 
"Tenemos que estar a la altura y ganar la Copa América como sea", sentenció.
 
Por su parte, el hombre sobre el que recaerán la mayoría de las miradas: Lionel Messi -para muchos el mejor jugador del mundo- buscó bajar las expectativas.
 
"No le puedo prometer nada a los hinchas, sólo que daremos todo por ganar la Copa", dijo el número 10.
 
Los favoritos
 
La presencia de Messi y la ventaja de ser locales son dos factores que hacen de Argentina uno de los equipos favoritos para llevarse el torneo. Pero no es el único contendiente fuerte para alzarse con el trofeo.
 
El archirrival de Argentina, Brasil -pentacampeón mundial de fútbol- ganó la Copa América en sus dos últimas ediciones (en ambos casos con triunfos en la final sobre los argentinos) y buscará un tercer título consecutivo con la ayuda de su ascendente figura, Neymar.
 
Para algunos observadores, otro equipo con muchas posibilidades de ganar es Paraguay. La selección guaraní sorprendió por su nivel clasificándose en el "top tres" sudamericano para el Mundial de Sudáfrica de 2010 y después realizó un gran certamen, perdiendo en los cuartos de final ante el equipo que saldría campeón, España.
 
También Uruguay tuvo un muy buen desempeño en la última Copa del Mundo, donde llegó cuarto de la mano de su delantero Diego Forlán, elegido el mejor jugador del Mundial.
 
El equipo celeste buscará repetir la hazaña que logró la última vez que la Copa América se jugó en Argentina, cuando se alzó con el título. En 1995, jugando como local, volvió a ganar el campeonato.
 
Chile será otro vecino que arribará a Argentina con grandes oportunidades, según la prensa especializada. La Copa América será el primer torneo internacional del equipo de Alexis Sánchez, bajo el mando de Claudio Borghi, reemplazante de Marcelo Bielsa.
 
Otros señalan a Colombia como favorito, gracias a figuras como Radamel Falcao y Teófilo Gutiérrez (máximo goleador de la liga argentina con su equipo, Racing Club).
 
En el torneo también competirán México (con una selección sub-22), Costa Rica, Ecuador, Perú y Venezuela, además de Bolivia.
 
Un torneo diferente
 
Los once seleccionados que competirán en esta edición de la Copa América tendrán que viajar más de lo acostumbrado en otros torneos.
 
Y es que, por decisión de los organizadores locales, la mayoría de los partidos se jugarán fuera de la capital argentina.
 
Sólo un cotejo se disputará en la ciudad de Buenos Aires: la final, que se jugará el 24 de julio en el estadio Monumental, la cancha del recientemente descendido equipo local, River Plate.
 
Siete provincias serán sede de los encuentros: Córdoba, Santa Fe, Mendoza, San Juan, Salta, Jujuy y Buenos Aires (donde los partidos se jugarán en la capital provincial, La Plata).
 
Para el reconocido periodista deportivo Víctor Hugo Morales, se trata de una decisión acertada en un país en el que la mayoría de los equipos de primera juegan en la capital.
 
"Me parece un acto de justicia, de reconocimiento, a esa gente que viaja horas para ver a la selección jugar en Buenos Aires", dijo a BBC Mundo.
 
La amenaza de las cenizas
 
En las últimas semanas, varias terminales aéreas en Argentina, incluyendo el aeropuerto internacional de Ezeiza, en Buenos Aires, sufrieron cierres y cancelaciones de vuelos debido a la erupción del volcán Puyehue, en Chile.
 
El caos provocado por las cenizas llevó a que el presidente de la Asociación de Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona, advirtiera que el fenómeno podría afectar el calendario de la Copa América, declaración que luego desestimó.
 
Si bien la actividad del volcán ha amainado, las autoridades argentinas dieron a conocer el "Plan de Contingencia" que implementarán ante la posible cancelación de vuelos.
 
El Ministerio de Turismo y la empresa estatal Aerolíneas Argentinas informaron que el aeropuerto de Córdoba (700 kilómetros al norte de la capital) será la terminal alternativa en caso de que no estén funcionando las terminales de Ezeiza y y el Aeroparque de Buenos Aires.
 
Desde allí podrán realizarse las conexiones con las ciudades sedes de los partidos o se trasladará a los pasajeros de forma terrestre, si no hay un acceso aéreo, indicaron los funcionarios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.