Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2006/07/05 00:00

Con el último suspiro

Un solitario gol de penal que convirtió Zidane le dio a Francia el tiquete a la final. Francia, sin aire ni piernas, aguantó como pudo en el segundo tiempo. Los portugueses una vez más mostraron su ineficacia para convertir las situaciones que crean.

Con el último suspiro

El esfuerzo físico y mental que han soportado portugueses y franceses a lo largo del Mundial salió a relucir en el nuevo estadio de Munich. Tras un vibrante primer tiempo que hacía pensar que este iba a ser otro de los grandes juegos del torneo, el ritmo decayó en la segunda mitad, en gran parte porque a los franceses comenzó a faltarles aire. Todo parecía indicar que no aguantarían el asedio de Portugal, pero a los lusos les faltó profundidad y convicción para ir al ataque y sus jugadores decidieron botarse en el área para ver si el árbitro uruguayo Larrionda comía cuento y les regalaba un penal.
En los últimos minutos del partido, cuando parecía que Francia tenía todo bajo control, el partido se tornó dramático y emocionante. Francia comenzó a equivocarse en el manejo del balón, Portugal se vino con todo y estuvo a punto de lograr el empate y llevar el partido al alargue. Pero la suerte estuvo el lado de Francia que al final ganó con mucha angustia.
Al terminar el partido, una imagen para el recuerdo: el largo abrazo y el cambio de camisetas entre Zidane y Figo, dos veteranos que en Alemania 2006 hicieron un esfuerzo supremo que les permitió a sus selecciones meterse entre las cuatro mejores del mundo, por encima de favoritos como Brasil, Inglaterra y Argentina.
¿Podrá Francia recuperarse físicamente para enfrentar a Italia? ¿Qué tanto se desgastaron los italianos en el alargue ante Alemania? Buenos jugadores les sobran a ambos equipos. Falta ver si el estado físico les alcanza para llegar con todo a disputar la gran final.
Nota final: y si Alemania le tiene pánico a Italia, a los italianos suele irles muy mal cuando enfrentan a Francia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.