Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1994/07/11 00:00

COPA NOSTRA

Lo único que le falta al equipo de Arrigo Sacchi para ser campeón es un centrodelantero que acompañe a Roberto Baggio.

COPA NOSTRA

SI EXISTE UN equipo que en los últimos mundiales siempre ha estado en la lista de los favoritos es Italia. Y no precisamente por su juego vistoso y ofensivo sino por su extremada disciplina defensiva. Si Brasil tiene resuelto desde hace décadas cómo atacar, Italia, cómo defender. Además la escuadra azzurri es el conjunto que mejor ha mezclado el estilo europeo con el latino. De hecho, las tres palabras que resumen el estilo de juego de Italia son disciplina, habilidad y viveza.

La Italia de hoy no es la misma de los mundiales anteriores, pues su director técnico, Arrigo Sacchi, cambió el esquema. En Estados Unidos ya no se verá el equipo que juega con un líbero definido y un stopper, sino una defensa posterior que marca en zona con empleo del fuera de lugar, pressing y una afanosa recuperación de pelota. Esta fué la estrategia que utilizó Sacchi con éxito cuando dirigiò al Milan.

Algunos comentaristas deportivos afirman que el mayor problema que puede tener el entrenador italiano es el tiempo, pues para este sistema es necesario tener mucha coordinación de grupo. Pero Sacchi suplió ese inconveniente al convocar, en la defensa y el mediocampo, a 12 jugadores que provienen de escuadras cuyos técnicos las hacen jugar según su esquema. Se trata del Milan, Parma, Foggia y Sampdoria.

Italia será uno de los equipos más fuertes del Mundial, y aunque es probable que, como ha sucedido en los mundiales anteriores, no haga una excelente primera ronda, lo más seguro es que llegue a las semifinales.

Si quiere coronarse campeón es necesario que en estos pocos días que faltan para que comience el Mundial encuentre a un centro delantero que acompañe a su mayor figura: Roberto Baggio. Eso resulta extraño en un país que en mundiales anteriores tuvo en su línea de ataque jugadores tan importantes como Silvio Piola, Paolo Rossi y Totto Schillaci. Si Arrigo Sacchi no logra superar este, su único problema, es muy difícil que consiga el único título superior a los que consiguió con el Milan: la Copa Mundo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.