Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/9/2015 6:00:00 PM

Santa Fe: el equipo que pasó a la historia

El plantel que le dio el primer título internacional a Santa Fe superó todo tipo de adversidades para poder levantar la Copa Suramericana.

El mayor valor de esta nómina de Santa Fe es que supo sobreponerse a las adversidades. Una y otra vez, el combinado capitalino logró superar situaciones que, por momentos los puso contra las cuerdas. El técnico uruguayo, Gerardo Pelusso, supo conformar un equipo a su estilo que supo sacar victorias resonantes y llegar a un título en el que pocos creían en el mes de junio.

La columna vertebral de Santa Fe tiene cuatro nombres que ya son emblemáticos. El defensor Francisco Meza, el lateral Yulian Anchico y los volantes Luis Manuel Seijas y Ómar Pérez que se convirtieron en la base de este éxito. Desde su posición, se volvieron un referente para un plantel joven que tuvo que enfrentar durísimos rivales en su camino a la consagración.

Párrafo aparte merece el defensor Francisco Meza. El barranquillero surgió de las divisiones inferiores de Santa Fe y a fuerza de disciplina y destacadas actuaciones, se ganó un cupo en la Selección Colombia. Meza es un defensa inteligente, con personalidad y conocimiento en los momentos justos. Ante Huracán, en Bogotá, jugó su último partido con la camiseta cardenal, y que mejor forma de irse. El próximo año jugará para el Tigres de México.

Acaso Meza fue el rostro de un equipo que ganó fiel a su estilo: batallando. Santa Fe terminó ganando con un equipo plagado de jugadores jóvenes con mucha proyección. Valores como Jeison Gordillo, Juan Daniel Roa o Yerry Mina no superan los 26 años, pero no se achicaron ante rivales fuertes como Nacional de Uruguay o Independiente de Argentina. Los tres, junto con jugadores de experiencia, conformaron el sólido esqueleto del campeón.

Sumado a estos estuvo un arquero experimentado como Robinson Zapata y un delantero que apareció en los primeros partidos como Wilson Morelo. El atacante de Montería terminó la Copa con cinco goles y salió como goleador de la competición junto con el argentino Ramón Abila de Huracán.

Contra la adversidad

La historia del lateral Leyvin Balanta retrata en cierto modo el semestre que vivió Santa Fe. Balanta llegó a última hora al equipo, que perdió a una de sus figuras, Dairon Mosquera, por una grave lesión. Balanta apareció en plena competencia y no sólo se quedó con el puesto sino que, además, fue pieza clave en la victoria ante Independiente en Argentina, donde marcó el único gol.

Poco a poco este joven equipo fue superando escollos hasta llegar a su primer título continental. Y no sólo fueron escollos dentro de la cancha. Afuera, tuvo que soportar turbulencias. Sin duda, el mayor que afrontó tuvo nombre propio: Luis Quiñonez. El delantero tuvo problemas de disciplina en plena Copa Suramericana. Cuando regresó de Paraguay, Quiñonez se fue a Cali para nunca más volver. Después se supo que se fue de fiesta con otros futbolistas. Sus compañeros y cuerpo técnico decidieron sacarlo del grupo por indisciplina.

La ausencia de Quiñones pesó. A Santa Fe le costó mucho hacer un gol después de su salida, pero escondió este problema haciendo más sólida su defensa. Ni en semifinales, ni finales recibió un gol. Y fue oportuno en la final ante Huracán. Pegó en los momentos justos y eso lo llevó a la consagración continental.

Este plantel de Santa Fe pasará a la historia. No por su calidad de juego, pero sí por su capacidad para enfrentar y sobreponerse a la adversidad. Este joven grupo de jugadores ganó la primera copa internacional para un equipo de la capital. 
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.