Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/9/1997 12:00:00 AM

CUANDO EL RIO SUENA

Los ríos Fonce y Chicamocha, en Santander, se han convertido en escenario para el nacimiento de un nuevo deporte en Colombia: el canotaje.

La primera sensación es de susto. El ruido del agua golpeando contra las rocas y la velocidad de las corrientes producen vértigo. Pero una vez la balsa está en el río y sus ocupantes comienzan a ser arrastrados por el caudal ya no queda tiempo para el miedo. La espectacular vegetación que bordea el río apenas se percibe, pues el desafío de sortear con éxito las corrientes y poder soportar el vacío que producen las caídas de hasta dos metros de altura hacen que los miembros de la tripulación dediquen todas sus energías a remar. Unas horas y varios kilómetros después la aventura termina y la satisfacción por el reto superado es total. Y eso es lo que han sentido cerca de 6.500 intrépidos colombianos y 650 extranjeros que se han lanzado a las aguas de los ríos Fonce y Chicamocha, en Santander, para practicar un deporte que se abre paso en el país: el canotaje. Pese a que Colombia es uno de los países con mayor cantidad de ríos en el mundo y a que el canotaje es una disciplina que se practica en más de 70 naciones, hasta hace 11 meses este deporte era una actividad considerada exótica y prácticamente desconocida. Los pocos que se arriesgaban en forma aislada a desarrollar esta actividad en algunos ríos eran aquellos que con anterioridad habían practicado la disciplina en lugares en donde el rafting, como se conoce internacionalmente, es bastante popular, como en países de Europa, Canadá, Estados Unidos, Chile o Costa Rica.En julio del año pasado, sin embargo, y gracias a la iniciativa de la Fundación Prosantander, la empresa Ríos y Canoas se convirtió en la pionera del canotaje en el país y se dio a la tarea de desarrollar la práctica de este deporte en Colombia."Antes de lanzar el proyecto, en julio, durante más de un año se realizaron estudios de viabilidad técnica, seguridad y nivel de limpieza de los ríos para poder escoger el lugar óptimo para esta actividad", dijo a SEMANA Javier Gómez, gerente de Ríos y Canoas.Después de escoger los ríos, importar los equipos de Estados Unidos _balsas, remos, cascos y chalecos salvavidas de alta flotación_ y de capacitar a 15 instructores, se establecieron los recorridos, tres por el río Fonce y uno por el Chicamocha. Los primeros _uno con una duración de tres horas y media y dos de una hora y media_ tienen rápidos de las categorías uno, dos y tres.Internacionalmente los grados van desde el uno, que es el más sencillo, hasta el cinco, que es el más raudo y peligroso, aconsejado sólo para expertos. El viaje por el Chicamocha dura hora y media y los rápidos están entre las categorías tres y medio y cuatro. El proyecto del canotaje, concebido originalmente como un plan de desarrollo turístico para Santander, ha resultado exitoso no sólo en ese aspecto sino que, debido a la gran acogida que ha tenido el deporte en estos pocos meses, ya se ha creado un grupo de cerca de 1.000 practicantes regulares que han formado clubes en Bucaramanga, Bogotá, Medellín y San Gil, los cuales están trabajando en la formación de una federación nacional."Las personas que vienen una vez generalmente regresan para aprender y mejorar sus técnicas y más o menos cada 15 días están llegando los mismos grupos del centro del país, Cali y hasta hay uno de San Andrés", dice Gómez.En el momento se están explorando otras zonas del país, como Caldas, Risaralda y los Llanos Orientales, para desarrollar la actividad de acuerdo con los parámetros internacionales, y en el segundo semestre de este año se tiene planeado realizar el primer campeonato nacional de este deporte. Considerando la gran cantidad de ríos que tiene el país y el hecho de que en Colombia es posible practicar el canotaje en cualquier temporada del año, es de esperar que este deporte despegue definitivamente y que no sea una simple fiebre de verano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.